Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estadio de Braga gana el premio FAD de arquitectura

El Estadio Municipal de Braga (Portugal), del arquitecto Eduardo Souto de Moura, ha resultado ganador de la 47ª edición de los premios FAD de arquitectura e interiorismo 2005, cuyo ámbito territorial es toda la península Ibérica. Construido en el interior de una antigua cantera de granito en desuso, una ubicación decidida por el propio arquitecto, este estadio fue realizado con motivo de la Eurocopa de fútbol de 2004 y entre sus características destaca que tiene sólo dos tribunas, y no cuatro, como suele ser habitual, ya que la zona de los goles está libre, quedando una pegada a los restos de la vieja cantera y la otra abierta al paisaje. "Es una pieza de arquitectura realmente impactante que provoca un diálogo muy fuerte con este paisaje tan poderoso de granito, lo que genera espacios realmente asombrosos", indicó ayer el arquitecto Francisco José Mangado, presidente del jurado de los premios FAD -cuya entrega se celebró anoche en Barcelona-, que estuvo integrado también por Conchita Balcells, Francesc Figueras, Javier García-Solera, Ignacio López, Jon Montero, Francesc Pons y Salvador Segura. El jurado -Mangado indicó que ha visitado todas las obras, recorriendo unos 3.000 kilómetros en tres meses- ha valorado también "la exquisita factura" de la construcción" de la obra.

Explanada del Fórum

El hecho de que se haya recuperado para el uso público un espacio marginal como esta cantera ha sido otro factor que se ha tenido en cuenta. Y es, también, una de las razones por las que el premio destinado a las obras construidas en espacios exteriores haya recaído en la explanada y la placa fotovoltaica del Fórum, de José Martínez Lapeña y Elías Torres. "Aquí se ha valorado no sólo la calidad arquitectónica del conjunto o el carácter escultórico de la placa, sino también la decisión, que podría calificarse de política, de situarla sobre una depuradora, algo que parecía imposible, pero que demuestra que las infraestructuras pueden transformase en espacio público", señaló Mangado, para quien es falso que este año se hayan primado las obras del Fórum entre los finalistas de los FAD. "Algunas obras están ahí por su calidad intrínseca, y otras, no porque no tienen interés o son más discutibles, pero todas han competido en igualdad de condiciones con las otras", afirmó.

En el apartado de arquitectura efímera, el premio ha recaído en la obra Manantial. Caja de resonancia, un pasillo con celosías de madera y sonidos para el paso de viandantes situado en la parte inferior de un andamio de obras que situaron en la calle Reyes Católicos de Granada los arquitectos Joaquín Casanova, Javier Castellano y Rubens Cortés. Según Mangado, también ésta es una idea fácilmente trasladable a otros lugares que "hace virtud de la necesidad".

En el apartado de interiorismo, el premio ha valorado la "sutileza" de la reforma de la sala de actos polivalente del Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITEC), en Barcelona, que han realizado Lluís Clotet e Ignacio Paricio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 2005