Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El PP y la Iglesia están divididos, pero la sociedad, no", dicen los gays

La presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays y Transexuales (FELGT), Beatriz Gimeno, lamentó ayer que altos cargos del Partido Popular -"el principal partido de la oposición y que representa a millones de votantes"- "se retrataran el sábado con la jerarquía católica más reaccionaria" en la manifestación contra el matrimonio gay.

Doce altos cargos de este partido marcharon el sábado en la movilización convocada por el Foro Español de la Familia, con Ángel Acebes, secretario general, encabezando la delegación por encargo del presidente Mariano Rajoy, quien no asistió. Tampoco acudió el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, pero sí lo hizo el ex presidente, el cardenal Antonio María Rouco, y una veintena de obispos.

"Cuarenta organizaciones católicas han apoyado nuestro manifiesto", dijo Gimeno, "el caso es que el PP y la Iglesia están divididos sobre este tema y quien parece que no está dividida es la sociedad porque dos de cada tres españoles están a favor de las bodas gays según el Centro de Investigaciones Sociológicas". "El auténtico lema de la manifestación del sábado debería haber sido Nuestras familias son las únicas que importan, en vez de La familia sí importa. "Los demás también tenemos familia", añadió Gimeno.

Contrapunto en julio

"El sábado salió a la calle la España en blanco y negro, los últimos coletazos de una España que no ha llegado al siglo XXI", subrayó Gimeno, quien destacó que la manifestación del próximo 2 de julio con motivo de la celebración del Día del Orgullo Gay va a ser "el contrapunto" a la que recorrió el centro de Madrid en "defensa de la familia". "Llamamos a toda la ciudadanía que no está de acuerdo con esta visión del mundo a que participen con nosotros para celabrar los derechos de todo el mundo".

Por su parte, el presidente honorífico de la Coordinadora de Gays y Lesbianas de Catalunya, Jordi Petit, aseguró que la manifestación en Madrid muestra "una actitud preocupante" puesto que "es la primera que no pide derechos para sí mismos, sino contra otros". En declaraciones a Europa Press, Petit aseguró durante un acto de homenaje a los presos homosexuales en la prisión de Huelva, que "todo el mundo tiene derecho a manifestarse" pero que también "tiene el deber de acatar las decisiones del Congreso". "La Conferencia Episcopal ya pidió que no se votara a los partidos que pretendían regular el matrimonio entre homosexuales y han perdido las elecciones", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 2005