Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

El presidente de los obispos no acude a la manifestación contra las bodas gays

Una veintena de los 78 prelados españoles anuncia que estará en Madrid junto al cardenal Rouco

La marcha en Madrid esta tarde contra la legalización del matrimonio entre homosexuales, convocada por el Foro Español de la Familia, tiene el respaldo explícito de la Conferencia Episcopal Española (CEE), pero no contará con presencia de la mayoría de los prelados. Ayer habían confirmado que estarán en Madrid una veintena de los 78 obispos del catolicismo español para arropar en la plaza de Cibeles al cardenal Antonio María Rouco y los cinco obispos de su archidiócesis. El presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, no estará en la marcha, ni tampoco el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo.

Mucho ruido y pocas nueces. Pese a las muy severas execraciones de la Conferencia Episcopal contra la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo -"La Iglesia católica en sus 2.000 años nunca se encontró con algo parecido", sostiene su portavoz-, la participación de obispos en la marcha de esta tarde parecería sólo testimonial sin la presencia del arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, uno de los dos cardenales en activo de la Iglesia católica en España. El otro, Carlos Amigo, arzobispo de Sevilla, no estará hoy en Madrid, ni tampoco el presidente de la Conferencia Episcopal y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, ni otros tres miembros del Comité Ejecutivo de este organismo colegial, los arzobispos Lluís Martínez Sistach (Barcelona) y Carlos Osoro (Oviedo), y el obispo Antonio Dorado (Málaga). Sí arropará al cardenal Rouco, en cambio, el otro miembro del ejecutivo episcopal, el primado de Toledo, arzobispo Antonio Cañizares. A ellos se unirá también el secretario general y portavoz de la CEE, el teólogo jesuita Juan Antonio Martínez Camino, que no es obispo ni tiene voto en este órgano de dirección episcopal.

Presencias y ausencias

El resumen de presencias y ausencias de prelados del Comité Ejecutivo de la CEE en la marcha contra el matrimonio gay (cuatro de sus miembros no estarán, dos sí) se reproduce en el resto de los estamentos eclesiales. De manera que, sin descartar incorporaciones de última hora, entre 15 y 20 obispos participan hoy en la manifestación. De ellos, uno es cardenal, cinco son arzobispos y el resto, obispos diocesanos o auxiliares.

La Iglesia católica tiene en España dos cardenales, 13 arzobispos, 52 obispos residenciales y otros 11 auxiliares. Es decir, 78 prelados en activo, además de 40 eméritos (tres cardenales, 11 arzobispos y 26 obispos).

La noticia de que el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, no estará en la manifestación, esta tarde, fue confirmada en la noche del jueves por un portavoz del Obispado de Bilbao, del que el prelado es titular, diciendo que no tenía "en principio" previsto acudir a la marcha ni enviar a ningún representante de su diócesis, "que tampoco fletará autobús alguno", informó ese día la agencia Efe. Ayer, esa ausencia se daba ya por segura.

Tampoco estará en la marcha contra el matrimonio entre homosexuales el obispo de San Sebastián,

Juan María Uriarte, otro de los pesos pesados del episcopado español. Uriarte participa hoy en el santuario de Arantzazu (Guipúzcoa) en un acto de reconocimiento a los fundadores del grupo cooperativo Mondragón. Fuentes del obispado donostiarra precisaron que, al no ser esta manifestación una iniciativa diocesana, el prelado ni apoya ni rechaza la marcha y deja a los fieles guipuzcoanos que decidan si acuden o no. El Obispado de Vitoria ha eludido pronunciarse sobre la presencia o no del obispo de la diócesis, Miguel Asurmendi.

Ocupaciones diocesanas, viajes y compromisos anteriores son las razones más comunes entre los prelados para disculpar su presencia en la manifestación de esta tarde, pese a rechazar unánimemente la legalización del matrimonio homosexual y apoyar, prácticamente en todos los casos, la oportunidad de la marcha convocada por el Foro de la Familia.

Ha habido una sonada excepción, la del obispo auxiliar de Barcelona, Joan Carrera, que expresó su preocupación por las consecuencias que puede tener el apoyo de la Conferencia Episcopal a la manifestación. "Es preocupante que se configuren dos polos y que la Iglesia católica quede incluida en uno de estos dos polos porque esto es lo más anticristiano que puede hacerse", dijo Carrera, antiguo militante de Unió Democràtica.

Ningún prelado de la región eclesiástica catalana estará en la manifestación de esta tarde. El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, se encuentra en Polonia participando en la asamblea del episcopado polaco y en el III Congreso Eucarístico de Polonia, y el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, miembro del Opus Dei, tenía actos previstos en su diócesis. Tampoco viajó a Madrid el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2005