Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura declara monumento por segunda vez al horno de Sestao

El Gobierno aprobó ayer una nueva declaración como monumento del horno alto número 1 de Sestao, el último vestigio de la histórica empresa Altos Hornos de Vizcaya (AHV). El Ejecutivo autónomo, que certificó esta protección especial hace seis años, ha tenido que elaborar una nuevo decreto para cumplir una sentencia del Tribunal Superior de Justicia, dictada en 2003. El fallo establecía que se debía incluir un plan de recuperación y conservación del horno.

Por ello, el decreto elaborado por el Departamento de Cultura incluye un apartado para la colaboración institucional en la conservación, en la que incluye al Gobierno y la Diputación de Vizcaya. Ambas instituciones han tenido contactos para elaborar un plan de viabilidad del horno alto con vistas a un uso cultural y turístico y la intención es implicar también al Gobierno central.

La protección del horno ha estado envuelta la polémica. Uno de los primeros problemas es la propiedad, ya que el suelo donde se asienta pertenece a Arecelor -dueña de la ACB, que sustituyó a Altos Hornos- y el horno en sí es de la extinta AHV. Los propietarios de la ACB se han opuesto a hacerse cargo del mantenimiento por los costes y porque aducía que su conservación debería recaer en la Administración, al tratarse de un bien común. Cultura ha esgrimido la Ley de Patrimonio, que encomienda esa labor a los dueños.

Estas discrepancias acabaron con una denuncia en los tribunales, que han retrasado la efectiva protección del horno. El decreto aprobado retrotrae la situación a 1999, cuando se aprobó el primer decreto de declaración de monumento. Un portavoz de Cultura aseguró que, tras este paso, empieza "otra vía", pero no concretó en qué consistirá. El decreto aprobado ayer se limita a expresar que se "posibilita la colaboración de la Administración pública en la conservación del horno alto de Sestao". Cultura tampoco ha revelado la inversión estimada: se ha hablado desde los 600.000 euros hasta los tres millones.

El horno alto número 1 de AHV, de 80 metros de altura, se inauguró en 1959 y fue apagado en 1995. Su protección como monumento se extiende a un área de 2.800 metros cuadrados.

Ayudas a I+D

Por otro lado, el Consejo de Gobierno aprobó una partida de 31,7 millones de euros en ayudas a fondo perdido para nuevos proyectos de investigación, desarrollo e innovación tecnológica. El Ejecutivo ha puesto en marcha tres nuevos programas, que sustituyen al hasta ahora existente, Intek. Se orientan al desarrollo de nuevos productos (el denominado Gaitek), la mejora de los existentes (Innotek) y el apoyo al lanzamiento de nuevas empresas de base científica y tecnológica (NETs).

Asimismo, se destinan 110.000 euros a subvencionar la asistencia legal que realizan en las cárceles los colegios de abogados de los tres territorios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2005