Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ÀNGEL ROS | Alcalde socialista de Lleida

"El Estatut debe garantizar las finanzas municipales"

Àngel Ros, de 52 años, es desde enero de 2004 alcalde de Lleida. Doctor en Informática y licenciado en Ciencias físicas, conoce muy bien los entresijos de la Administración y de la empresa privada. Fue jefe de informática del Ayuntamiento de Lleida, gerente del Centro Municipal de Informática de Madrid, coordinador de los servicios de información del Ayuntamiento de Barcelona, director de organización de la empresa cervecera San Miguel y director de sistemas de información de Cobega, empresa distribuidora de Coca-Cola en España. Es una persona hiperactiva y hasta la oposición le reconoce haber introducido un nuevo estilo de hacer política municipal.

Pregunta. Usted heredó una deuda municipal superior a 120 millones de euros, ¿cómo está?

"Estoy absolutamente convencido de que prosperará el área metropolitana de Lleida, con un radio de 60 kilómetros y 350.000 habitantes"

"No es cierto que la ciudad sea cara. Los ciudadanos han de saber que de cada 100 euros en impuestos, sólo 6 los pagan al Ayuntamiento"

Respuesta. El problema que tenemos, como la mayoría de ayuntamientos, es que el 30% del presupuesto se gasta en servicios que no nos corresponden y que no están financiados por el Estado ni por la Generalitat. En este año y medio hemos reducido el endeudamiento en cinco millones de euros y el reconocimiento de crédito en más de tres millones. Espero que en un futuro la legislación mejorará la financiación municipal. Pienso que el Estatut debería reconocer la autonomía de los ayuntamientos y garantizar las finanzas municipales de la misma manera que se quiere garantizar las de la Generalitat. Los ayuntamientos, como tercera administración, deberíamos tener voz en la Generalitat y en el Gobierno central.

P. Usted ha propuesto crear en torno a Lleida un área metropolitana que tendría 350.000 habitantes. ¿Prosperará en la futura división territorial?

R. Estoy absolutamente convencido de ello. Lleida es la única ciudad de la Cataluña interior que tiene capacidad de articular un territorio y Cataluña necesita que Lleida pilote el desarrollo de esta área de un radio de 60 kilómetros. Hace años que se habla del concepto de Lleida ciudad región, pero yo prefiero el hecho metropolitano porque responde más a la realidad y porque es más viable jurídicamente ya que se basa en mancomunidades de servicios como el transporte público, la gestión de residuos, el suelo industrial y política urbanística. Nuestra área metropolitana sobrepasa el ámbito de un consejo comarcal, ya que incluye a Balaguer, Mollerussa, Les Borges Blanques, Tàrrega e incluso zonas limítrofes de Tarragona y de la franja oriental de Aragón.

P. ¿Gobernar en coalición ERC-EV e ICV le está obligando a hacer más concesiones de las que serían lógicas para garantizar la gobernabilidad?

R. Cada vez resulta más fácil gobernar en coalición. ICV tenía experiencia de gobierno con los socialistas en el Ayuntamiento de Lleida y ERC-EV estaba en la oposición. Estabilizar un gobierno de tres partidos es laborioso, pero ahora no sólo está estabilizado, sino que estoy convencido de que la nuestra es una alianza a largo plazo. No creo que esté haciendo concesiones. El alcalde ha de resolver los conflictos y garantizar que se cumpla el programa de gobierno. Es normal que surjan problemas de interpretación porque afortunadamente la ciudad es dinámica. Eso no es malo.

P. CiU y el PP le acusan de ser alcalde de muchos proyectos y pocas concreciones. ¿Qué responde?

R. Que no han hecho el estudio de la obra pública licitada, que es 45 veces mayor que la del periodo anterior. Que no han visto que en un año y medio hemos creado dos equipamientos deportivos nuevos y una escuela, que hemos contribuido a activar la institución Fira de Lleida, que el parque Científico y Tecnológico Agroalimentario de Gardeny empieza a ser una realidad, que hemos adjudicado el proyecto del Palacio de Congresos, que hemos incrementado la plantilla de la Guardia Urbana en un 20% y el presupuesto de limpieza en un 30%. La oposición puede decir que hacemos humo, pero es un humo muy consistente.

P. ¿Es justa la fama que tiene Lleida de ciudad desaliñada, caótica y cara de impuestos?

R. Sinceramente, creo que no. No es cierto que Lleida sea una ciudad cara. Los ciudadanos han de saber que de cada 100 euros en impuestos sólo 6 los pagan al Ayuntamiento.

P. ¿Qué prioridades tiene?

R. Tenemos varios proyectos en marcha. El primero es la mejora integral del barrio de La Mariola, donde se t invertirán 13 millones de euros en actuaciones urbanísticas y equipamientos emblemáticos que podrán ser utilizados por el resto de la ciudad. Otro proyecto importante es el Palacio de Congresos y Convenciones, con un coste de tres millones de euros, que además servirá para renovar una parte del barrio de Pardinyes. Lleida es la segunda ciudad de Cataluña en número de congresos: 164 el año pasado y sin tener palacio de congresos. Tenemos también canalizado el Parque Agroalimentario de Gardeny, que activará el tejido industrial de Lleida. Abarcará 7,5 hectáreas y permitirá urbanizar la zona, rehabilitar los antiguos cuarteles militares y construir nuevos nuevos edificios. Ya hay empresas, como Soluziona, que se han instalado allí. Garantizará la evolución del sector agrario al agroalimentario y creará 1.000 puestos de trabajo en cinco años.

P. Un asunto pendiente es el Plan Especial de la Estación. En octubre de 2003 entró en servicio la línea de alta velocidad entre Madrid y Lleida. Sin embargo, no se ha materializado ninguna de las grandes obras previstas en el entorno.

R. Es un proyecto de 14 hectáreas muy complejo, que afecta a varias administraciones, empresas públicas, inversores privados, particulares y ayuntamiento. La reestructuración de Renfe ha lentificado la constitución de la junta de compensación, pero tengo la garantía de la dirección de Renfe y de Adif [Administrador de Infraestructuras Ferroviarias] de que antes del verano se licitarán las obras de los muros laterales y del cubrimiento de la vía, y también se iniciarán las obras del complejo Vialia y de un aparcamiento de 600 plazas. El plan prevé la edificación de 110.000 metros cuadrados, la prolongación de la avenida de Prat de la Riba, un nuevo puente sobre las vías del tren y otro sobre el río Segre que conectará con el recinto ferial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 2005