Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios prevén que la inversión industrial crecerá la mitad que en 2004

El BBVA critica la política de incremento del gasto público del Gobierno tripartito

La inversión industrial languidece, particularmente afectada por la crisis del sector textil y de la confección. Si el BBVA señala a la industria como el menos dinámico de la economía catalana para este año, los empresarios catalanes prevén que la inversión en ella crecerá sólo la mitad en comparación con la registrada en 2004, limitando su avance a un pobre 2,6%. También la construcción captará la mitad menos de capital, aunque el crecimiento mantendrá el tono, con el 8,7%. De acuerdo con los datos de la Cámara de Comercio de Barcelona, basados en encuestas a 4.000 empresarios, serán los servicios los que tirarán del carro inversor, con una previsión de un espectacular crecimiento del 16%.

Junto a las previsiones de la Cámara de Comercio, el servicio de estudios del grupo bancario presentó ayer la revista Situació Catalunya, que lanza una previsión de crecimiento del 2,9% para este año y del 2,7% para 2006 -superiores al 2,6% de 2004-, con un mayor protagonismo de la construcción y algunos nubarrones que empañan el positivo escenario económico catalán de los dos próximos años.

Entre ellos, destacan el mantenimiento de la diferencia de inflación con el resto de España y Europa, la persistente pérdida de competitividad de las empresas catalanas -que se manifiesta en el deterioro de sector exterior- y "el estímulo de la política fiscal a la actividad económica", explicó el director del servicio de estudio, José Luis Escrivá.

Escasez de infraestructuras

El informe critica sin paliativos "el incremento del peso del sector público en Cataluña". Los programas plurianuales de inversión previstos, además del acuerdo de competitividad, "dificultan el avance hacia la consolidación fiscal [el déficit cero previsto para 2008] salvo que vayan acompañados de mayores ingresos fiscales (vía impuestos) o un aumento de la financiación estatal", indica el estudio. Escrivá fue menos rotundo en su intervención, y destacó que el incremento del gasto de la Generalitat "puede favorecer la economía a corto plazo, pero no es un sector que pueda aportar dinamismo a la economía catalana a largo plazo".

A este respecto, el secretario General de Industria, Joan Trullén, advirtió de que el problema que debe afrontar la economía catalana es el de la escasez de infraestructuras. "El problema de la economía catalana es que el crecimiento económico no va acompañado de un crecimiento paralelo de las infraestructuras ni de la estructura de la sociedad del bienestar", dijo en un ciclo de conferencias en Girona titulado Cataluña, Espanya. Catalunya dins l'Espanya contemporània, organizada por la Fundación Ernest Lluch.

Recientemente, la Cámara de Comercio de Barcelona criticó al Gobierno tripartito por "no corregir" el tiro en lo que respecta al parón de las infraestructuras, aunque luego confió públicamente en que el déficit que arrastran las infraestructuras desde hace más de dos décadas puede resolverse si se aplica la propuesta de financiación autonómica que quiere negociar el Ejecutivo catalán.

La institución que preside Miquel Valls ofreció ayer datos inéditos de coyuntura económica, basados en una encuesta a cerca de 4.000 empresas. "El crecimiento de la inversión en la industria que se estima para 2005 es muy débil, pero no hay que olvidar que los servicios representan más del 60% del producto interior bruto [PIB] catalán, y las previsiones de inversión apuntan a un incremento espectacular del 15,7%", explica Joan Ramon Rovira, jefe de estudios de la Cámara de Comercio.

Si la inversión en la industria catalana, que pasa por numerosos episodios de crisis y deslocalizaciones, fue ya débil en 2004 (con un crecimiento del 1,4%), retrocederá el 10% este año. La confección, el calzado y el cuero, los productos agroquímicos y los productos de caucho también registraron crecimientos negativos, frente al buen momento de otros sectores como las bebidas, artes gráficas o máquinas de oficinas y equipos informáticos. Entre los servicios, los que aumentarán más la inversión son los logísticos, la publicidad y la consultoría. Por el contrario, los servicios a empresas en el campo de Internet y la informática caerán el 0,8%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2005