Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Menos titulaciones

El Consejo de Universidades está actualizando el catálogo de titulaciones universitarias para contribuir a la creación del espacio europeo de la educación superior en el que los títulos deberán ser homologables automáticamente en todos los países de la UE. Se trata de una reforma de gran calado, que afecta al conjunto de la organización académica, tanto interna como en su relación con la sociedad, similar a la que ya se produjo como consecuencia del desarrollo de la Ley de Reforma Universitaria (LRU).

Las subcomisiones del Consejo de Coordinación Universitaria han elaborado una primera propuesta que, en muchos aspectos, va en dirección opuesta a la que tomó la anterior reforma. En efecto, en aquella se incrementó notablemente el número de titulaciones, justamente en los campos en los que se propone ahora una mayor reducción, por razones que no eran sólo de adecuación a la realidad social cambiante, sino también de reparto interno de presencia y recursos académicos. Algunas de las carreras creadas entonces eran demasiado especializadas para lo que se entiende en Europa por una titulación de grado y eran más propias de títulos de posgrado.

Ahora, la clara diferenciación entre grado, posgrado y doctorado permite concentrar en el primero la educación superior más básica y general, destinar el segundo a la especialización y reservar el tercero a la iniciación a la investigación. Las modificaciones propuestas suponen, sobre todo, una drástica reducción de títulos de grado en las áreas de Humanidades y Enseñanzas Técnicas, cuyo catálogo había experimentado un considerable crecimiento. Algunas de ellas han suscitado ya las primeras reacciones en contra. Se trata de una primera propuesta y, como tal, deberá ser debatida y modificada a lo largo de un proceso de discusión que habrá de acomodarse, de todas formas, al calendario europeo. En ese proceso habrá ocasión de mejorar muchos aspectos de la misma.

Sería de desear que se hiciera atendiendo a las necesidades de homologación y reconocimiento de titulaciones en el espacio europeo y que, al tiempo, se utilizaran a fondo las posibilidades que abre el establecimiento de títulos oficiales de posgrado (máster) para una especialización que no tiene por qué incluirse en los de grado. Otro problema, que se da en nuestro país especialmente en las enseñanzas técnicas, es el de las competencias profesionales asociadas a cada título universitario, que habrá que afrontar y resolver en un marco en el que desaparecen las antiguas categorías de ingeniero superior e ingeniero técnico, subsumiéndose en una única titulación complementada con cursos de posgrado de especialización técnica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de mayo de 2005