Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos militares de EE UU por traficar con armas en Colombia

Los soldados participaban en el programa contra la droga y la guerrilla

Un teniente coronel y un sargento estadounidenses, Allan Norman Tamquarcy y Jesús Hernández, vinculados al programa de entrenamiento militar del Plan Colombia -programa antidroga financiado por el Gobierno de Estados Unidos-, fueron detenidos el martes pasado por tráfico de armas y entregados ayer a la Embajada norteamericana. Serán, por tanto, deportados y juzgados en EE UU.

Tamquarcy y Hernández se dedicaban a dar instrucción de tiro en el centro nacional de entrenamiento del Ejército colombiano en la base de Tolemaida, cerca de donde fueron capturados. Ambos gozaban de inmunidad judicial en Colombia gracias a un tratado firmado en 1972 y ratificado por el actual Gobierno, que protege a los militares y contratistas de Estados Unidos que trabajen en planes de cooperación.

La policía encontró en la casa de Tamquarcy y Hernández, en Carmen de Apicalá, población veraniega cercana a Bogotá, 32.900 balas de distinto calibre. La munición iba a ser entregada a grupos paramilitares, según informó la policía. Dos llamadas -una de ellas anónima, que alertaba a las autoridades sobre algo "grande" que iba a suceder en esa población, y otra interceptada en la que se afirmaba "la misión está lista"- pusieron a los agentes sobre la pista.

En la operación fueron detenidos también cuatro colombianos, dos de ellos ex suboficiales del Ejército. La policía sospecha que no es la primera vez que asesores norteamericanos participan en tráfico de armas.Es la tercera vez, en menos de dos meses, que militares estadounidenses, en servicio en Colombia, son detenidos por actividades ilícitas. En marzo el delito fue el narcotráfico: cinco soldados fueron acusados de intentar introducir en su país 16 kilos de cocaína. Luego se conoció la historia de un sargento que arrolló, con su vehículo, a dos soldados colombianos que murieron de manera inmediata.

El procurador o fiscal de los funcionarios públicos envió una carta ayer al fiscal general en la que solicitaba "demorar" la deportación de los acusados mientras se revisa el tratado de inmunidad. Llegó tarde su solicitud. En la madrugada, la Embajada de Estados Unidos había exigido a la fiscalía la entrega de sus compatriotas aduciendo la "inmunidad total".

El vicepresidente, Francisco Santos, declaró que espera que se apliquen en Estados Unidos penas similares a las que contempla la ley colombiana. La Embajada estadounidense se ha limitado a indicar a través de un portavoz que los detenidos son "dos soldados norteamericanos" y que se investiga para aclarar los hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 2005