Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moussaoui se declara culpable de participar en la trama del 11-S

Zacarías Moussaoui se declaró ayer culpable de participar en una trama en la que la organización terrorista Al Qaeda iba a cometer un atentado contra la Casa Blanca, en el marco del mismo operativo que ejecutó los crímenes suicidas del 11-S en Estados Unidos. Moussaoui explicó también que fue entrenado para estrellar un avión contra la residencia del presidente de EE UU en un ataque que debía producirse después del 11 de septiembre.

El terrorista, de nacionalidad francesa, tras efectuar esta declaración ante la juez federal Leonie Brinkema se convierte así en la única persona que será condenada por los eventos del 11-S. El fiscal general estadounidense, Alberto González, anunció poco después de escuchar su declaración que la Administración que preside George W. Bush va a solicitar que sea castigado con la pena de muerte.

Moussaoui, más sereno que en anteriores comparecencias, y con una barba espesa, dijo durante el juicio que no esperaba "ninguna indulgencia" por sus actos y explicó que contaba ya con la posibilidad de su ejecución. Explicó ante la juez que fue entrenado para pilotar un Boeing 747, conocido como Jumbo, para estrellarlo contra el edificio presidencial, en un ataque que tendría lugar después del 11-S.

El terrorista, disidente marroquí, fue arrestado en agosto de 2001, semanas antes de que la red Al Qaeda ejecutara los atentados del 11-S, en el que perdieron la vida 3.000 personas.

Tras el 11-S fue considerado como uno de los principales artífices de los actos terroristas más trágicos en la historia de la nación, y que puso de relevancia todas sus vulnerabilidades. Su contacto con el mundo musulmán radical empezó en Reino Unido y de allí saltó hacia los campos de entrenamiento de Al Qaeda en Afganistán. "En Londres, estaba muy lejos de mí. Yo era el único que le protegía", escribió uno de sus hermanos mayores, Abd Samad Moussaoui, en el libro La fabricación de un terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 2005