Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel homenajea a un oficial nazi que salvó a un millar de judíos

Israel homenajeó ayer la memoria de un oficial del Ejército alemán y militante del partido nazi, Karl Plagge, fallecido en 1957, quien durante la II Guerra Mundial salvó del Holocausto a más de un millar de ciudadanos judíos de la ciudad de Vilnius, capital de Lituania.

La dirección del Museo del Holocausto de Jerusalén Yad Vashem ha otorgado a este militar el título honorífico de Justo entre las Naciones y ha colocado una placa con su nombre en el Jardín de los Justos, junto a las de otros muchos gentiles que salvaron la vida de judíos.

La gesta del mayor Karl Plagge fue desvelada y difundida hace menos de cinco años por el médico estadounidense Michael Good, quien se ha dedicado a investigar la actuación de este militar durante el tiempo en que dirigió como oficial del Ejército alemán una fábrica de reparación de automóviles en Vilnius, en la que empleó sistemáticamente a ciudadanos judíos, protegiéndoles así del exterminio nazi. Su hazaña ha sido bautizada como la de un "nuevo Schindler".

El doctor Good certificó con centenares de testimonios y documentos que el militar nazi también había salvado la vida de más de un millar de ciudadanos judíos de Vilnius -la Jerusalén de Lituania-, donde fueron asesinados 33.500 de los 57.000 judíos censados a principios de los años cuarenta. Entre los ciudadanos que se salvaron de la masacre se encontraban siete parientes del doctor Good, entre ellos su propia madre. La investigación ha sido recogida en un libro publicado en marzo bajo el título de La búsqueda del mayor Plagge.

La campaña emprendida por Good para honrar la memoria del militar nazi no ha sido fácil, entre otras razones por su destacada militancia en el partido nazi, al que se afilió en 1931, cuando contaba 34 años. En enero de 2001, el doctor Good intentó que la dirección del Yad Vashem le otorgara el título de Justo entre las Naciones, un galardón creado en 1963, y con el que se ha destacado la memoria de 20.757 gentiles que salvaron la vida de judíos. Pero su candidatura fue rechazada en dos ocasiones, hasta que el pasado mes de enero aportó nuevos testimonios que confirmaron sus acciones.

La ceremonia, celebrada en el recinto remozado del Yad Vashem, reavivó el llamamiento de algunos sectores de la comunidad judía que reclaman que el recién fallecido papa Juan Pablo II sea galardonado con este título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de abril de 2005