Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VISTO / OÍDO

Cristofascistas

Es una expresión desagradable, pero no es mía: es del analista legal de la CBS Andrew Cohen. Se refiere a la colusión de los grupos que se oponen a dejar morir a Terri Schiavo. Es, como se sabe, una mujer que lleva años en una vida vegetativa de la que nunca saldrá. Probablemente, en miles o millones de casos mundiales en los últimos años, los médicos y las familias han coincidido en lo que llamamos "desenchufar" al paciente que vive como prolongación de una máquina: en este caso ha habido disensiones, se ha hecho público y la discusión es pública. Y pasional. Parece que hay una lógica humanista que entiende que una persona que sufre sin ninguna esperanza tiene derecho a morir; y otra, obediente a textos viejos mal leídos o mal escritos, y a sus intérpretes, que dice que nadie tiene derecho a quitarle la vida a nadie de no ser Dios. Como Dios no ha actuado nunca a manera de puntillero, excepto con algunos desgraciados ciudadanos antiguos que se oponían a Israel, podrían ellos mismos entender que la restricción a la alimentación obligatoria es obra de Dios por mano de hombres piadosos, que así cumplirían su sagrada voluntad. Pero no sé si en este caso la persona no es solamente ella, ni siquiera como "portadora de valores eternos", que dijo en España un cristofascista y fue coreado, sino portadora de bienes: puede ser rica o, si se quiere, menos pobre, y alguien que pueda estar esperando una herencia, o que trata de que no se cumpla, puede necesitar que esté en vida o desear que muera. Por eso, y por considerar la vida como un bien, intervienen los jueces: en este caso quieren aplicar la ley existente y que dejen morir a la infeliz. Pero hay una demanda ante el Supremo, y Bush ha interrumpido sus vacaciones para apoyarla, en el sentido de que no deje morir a la Schiavo. Por qué derecha y cristianismo coinciden parecería algo extraño si no tuviera uno conocimientos históricos, y si la historia de este tipo no hubiera pasado sobre nosotros.

El tema del hospital de Leganés puesto en entredicho por la cristianofascista -por continuar la frase- presidente de la comunidad de Madrid, con la suspensión de un médico, no ha tenido estas repercusiones públicas. Aquí es más frecuente manifestarse contra una lapidación en Nigeria que por una injusticia en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 2005