Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primavera en el museo

La primavera de 2006 es la estación elegida por la ministra de Cultura, Carmen Calvo, para la inauguración de la ampliación del Museo del Prado, con el claustro de la iglesia de los Jerónimos y el enlace subterráneo con el edificio central de la colección histórica, y el acercamiento a que se complete el campus con la incorporación del Casón del Buen Retiro convertido en un centro de estudios. El Prado tiene otra extensión hacia Ávila, con el palacio de la Casa de los Águila, que será tras su reforma el Centro de Gestión de Depósitos, con un plan de exposiciones del Prado Itinerante tras conocer el destino y situación de las 3.420 obras del Prado Disperso.

El Prado no dispone de las cifras de las obras de ampliación. La gerencia de Infraestructuras del Ministerio de Cultura sigue de cerca los proyectos, presupuestos y plan de obra de las infraestructuras (en este caso, de cabecera, un término heredado). El primer proyecto de ampliación, de 2001, se limitaba al nuevo edificio sobre el claustro de los Jerónimos, con dos plantas de exposiciones temporales, taller de restauración, almacenes y sala de lectura en el claustro restaurado. La superficie construida era de 15.500 metros cuadrados y la urbanización alcanzaba los 8.350 metros.

Enlace entre edificios

El proyecto actual incorpora el enlace subterráneo entre el edificio de los Jerónimos y el de Juan de Villanueva, desde la unión de los almacenes a la cuña vegetal con entrada por la rampa de la puerta Goya hasta la verja del Jardín Botánico. En el interior hay un auditorio, una zona de distribución ante las taquillas, con servicios públicos, librería, cafetería y restaurante, y el vestíbulo de acceso al edificio central, desde el ábside que proyectó Villanueva bajo la sala XII de Velázquez al enlace con la entrada por la puerta de Velázquez, en el paseo del Prado. El proyecto actual ha pasado a tener 22.500 metros cuadrados de superficie construida y la urbanización tiene ahora 13.360 metros cuadrados. Las obras incluyen la reforma de los dos edificios auxiliares en la parte posterior del museo. La ampliación limpiará la sede central de los servicios actuales (tiendas, oficinas, talleres) para añadir unas 500 obras (una selección de las almacenadas) a las colecciones.

Las obras en el Casón del Buen Retiro, desde 1998, empezaron por la cubierta y restauración de la bóveda de Luca Giordano. El Ministerio de Cultura quiso excavar tres plantas para exponer las grandes telas históricas del siglo XIX, pero la estructura del antiguo salón de baile del Casón del Buen Retiro, reforzado en el XIX, no resistió el torrente de agua que baja desde el Retiro. Un nuevo proyecto blinda el edificio con hormigón y lo reduce a dos plantas, que ahora tendrán nuevo uso tras el traslado del arte del siglo XIX a las salas de los Jerónimos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 2005