Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lufthansa compra su rival Swiss para crear la segunda aerolínea europea

Las acciones de la compañía alemana alcanzan el precio más alto en nueve meses

La compañía alemana Lufthansa comprará la suiza Swiss en una operación histórica que la convertirá en la segunda aerolínea europea tras Air France-KLM. La confirmación de que ambas empresas mantienen negociaciones avanzadas para su fusión se tradujo ayer en una subida del 1,6% de las acciones de Lufthansa, que alcanzaron su máximo nivel en nueve meses. Swiss, que llegó a ganar un 10%, cerró con un alza del 0,48%. La ofensiva de Lufthansa continúa un proceso de consolidación en el sector aéreo europeo que comenzó en 2004 con la fusión de Air France y la holandesa KLM.

La adquisición dará a Lufthansa, que el año pasado transportó a más de 50 millones de pasajeros, la ventaja de acceder a la amplia red de transporte de Swiss International Air Lines. Sólo falta que los accionistas de Swiss y el consejo de vigilancia de la compañía alemana aprueben la operación. Este último se reunirá el 22 de marzo.

La empresa alemana quiere llegar a un "acuerdo especial" con los accionistas mayoritarios de Swiss, propietarios del 86% de la compañía. Según informaciones de la prensa alemana que Lufthansa no quiso confirmar, este acuerdo consistiría en el pago simbólico de un franco suizo (64,5 céntimos de euro). A cambio Lufthansa renunciaría a su antigua exigencia de que los grandes accionistas de Swiss aporten una nueva inyección de capital a la empresa.

Los dueños del 14% restante recibirán el precio equivalente a la media de la cotización de las acciones de Swiss de los últimos 30 días. En total, Lufthansa deberá pagar por este 14% 60 millones de francos suizos (38,7 millones de euros).

Una sesión informativa estaba prevista anoche en Zúrich entre los directivos de Swiss y sus principales accionistas a fin de informarles del curso de las negociaciones de compra. Estos accionistas son la Confederación Suiza (accionista mayoritario con el 20,4% del capital), los bancos UBS y Credit Suisse (tienen cada uno más del 10% de las acciones y han dado ya luz verde a la venta), el Cantón de Zúrich y la empresa Amag.

Lufthansa se ha comprometido a mantener la marca Swiss y el aeropuerto de Zúrich como tercer distribuidor junto a Francfort y Múnich. Según el diario Financial Times Deutschland, la adquisición será progresiva para no perder los derechos de Swiss sobre rutas internacionales.La negociación entre los presidentes de Lufthansa, Wolfgang Mayrhuber, y Swiss, Christoph Franz, se llevó a cabo en una serie de encuentros secretos, algunos en lugares tan recónditos como un refugio de esquí en los Alpes.

La aerolínea alemana, que nunca antes había intentado la adquisición de otra empresa, intentó comprar Swiss por primera vez en 2003. Desde entonces, Swiss ha recortado su flota y personal. La suiza presentó la semana pasada unas pérdidas de 140 millones de francos (93 millones de euros) en 2004, lo que supone una reducción del déficit de un 79,8% respecto a 2003. Swiss existe desde el 31 de marzo de 2002 y es fruto de la fusión de la compañía regional Crossair y Swissair. En ese momento la empresa disponía de 133 aviones, que hoy se han visto reducidos a 82.

Con sus cuentas más saneadas, la compañía es hoy más atractiva para la compra que en el anterior intento. En aquella ocasión la unión de Swiss y Lufthansa fracasó por la oposición del Gobierno federal y los cantones suizos.Los sindicatos han recibido con irritación las negociaciones para la fusión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2005