Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alex Katz exhibe en Málaga sus últimas obras de gran formato

No es extraño que a Alex Katz (Nueva York, 1927), pintor fundamental del nuevo realismo americano en los años sesenta, continúen confundiéndole con un artista joven al ver las influencias de la moda y el cine en sus cuadros. Katz es un pintor figurativo cuya obra está expuesta en los museos más prestigiosos del mundo. El Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga muestra hasta el próximo 12 de junio

23 de sus creaciones más recientes

Elegante y vestido de negro, con el pelo rapado, a Katz se le veía ayer cómodo y feliz frente a sus obras. A sus 77 años, el pintor neoyorquino se mantiene esbelto y en excelente forma. "Es mi particular rito antes de entrar al estudio, correr y hacer 300 flexiones", comenta. "Picasso se tragó el mito del artista como genio y empezó a comportarse como tal, cuando él era demasiado buen pintor para hacer esas cosas", afirmó Katz, quien no rehuyó hablar de política internacional en el aniversario del 11-M: "El fundamentalismo en Estados Unidos, Israel y el mundo árabe representa el mismo problema. Acuden a la religión para encontrar la estabilidad moral", señaló.

Desde que Katz comenzó a asimilar la influencia del cine y la publicidad, sus obras adquirieron dimensiones más cercanas a la pantalla y a las vallas de publicidad. El artista presenta así obras de gran formato realizadas en la última década. En el cuadro Open closed open closed, una mujer abre, cierra, abre y vuelve a cerrar los ojos, evocando los fotogramas de una película. El pintor neoyorquino reconoce la influencia de Pollock y Matisse, pero a pesar de sus vivos tonos, rechaza la influencia pop.

Los cuadros reflejan los últimos 10 años de trabajo de Katz, en los que la precisión del dibujo se desvanece en favor del color. Escenas de la vida cotidiana aparentemente intrascendentes en los que la luz modula los tonos. Son retratos de sus amistades realizados en el Soho neoyorquino, vistas nocturnas y paisajes que rodean al pueblo de Maine, donde pasa los veranos. "Muchos han llegado directos desde su estudio", confirma el comisario de la exposición, Fernando Huici.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2005