Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un adelantado del enoturismo

El tercer Congreso de Museos del Vino recupera una conferencia pronunciada por Dalí en 1966

El turismo enológico es lo último en la oferta de ocio de agencias de viajes, instituciones y empresarios hosteleros. El aficionado ya no sólo tiene la oportunidad de catar en su hogar caldos de los cinco continentes, sino que ahora las virtudes del vino, tan alabadas por la medicina actual, se pueden disfrutar entre los viñedos y en las bodegas de las denominaciones de origen correspondientes. Todas las comarcas en España se preparan para esta nueva modalidad de turismo, tal y como reflejará el tercer Congreso de Museos del Vino en España, que se desarrolla desde ayer y hasta mañana en el Centro Villa-Lucía de Laguardia.

El acto inaugural contó con una recuperada conferencia de Salvador Dalí, en la que el visionario del Ampurdán ya anunciaba en 1966 las virtudes de la bebida de Dionisos. El pintor de Figueres ofreció esta conferencia en la Biblioteca del Castillo Perelada durante la investidura de los Caballeros del Serenísimo Capítulo del Vino. Fue toda una lección de surrealismo mercantil aplicado al mosto fermentado por parte del artista que mejor ojo tenía para el marketing. Y es que en aquel 1966 Dalí ya afirmaba: "Me he dado cuenta que el vino va a ser otra vez de una gran actualidad científica".

La grabación ha sido rescatada por el director del Museo de Perelada

Entre los argumentos que expuso Dalí entonces está el que señala que "inmediatamente después que se ha bebido un vaso de un vino prestigioso, queda una cosa sublime que se llama el bouquet y que es capaz de resucitar en el fondo atávico de cada ser humano, las culturas olvidadas de Dionisos". Este documento ha sido rescatado por el historiador Jaime Barrachina, director del Museo del Vino de Perelada desde 1975 y uno de los pioneros del enoturismo.

El lugar elegido para reunirse durante estos días por más de cien expertos conoce bien la experiencia del turismo enológico: el Centro Temático del Vino Villa-Lucía, fundado en 2000, es el primer intento serio por atraer visitantes hacia una comarca famosa en el mundo por sus caldos, pero sin infraestructuras turísticas serias en aquel final del XX. En estos últimos cinco años, al rebufo de estas instalaciones en la que fue finca de recreo del fabulista Samaniego, se han construido en la Rioja Alavesa hoteles y bodegas por cuenta de arquitectos prestigiosos, se han abierto restaurantes y, sobre todo, las propias bodegas comienzan a franquear sus puertas a visitantes de manera organizada.

La capacidad turística del vino resulta, efectivamente, innegable. No sólo las propias tareas de la viticultura y de elaboración; todo sirve para adornar las virtudes del mosto fermentado: la literatura, la arquitectura, el diseño gráfico o el cine. Ahí está la reciente película Entre copas, producción independiente dirigida por Alexander Payne y protagonizada por Paul Giamatti, que ha impulsado las ventas de los vinos californianos. Antes, incluso, de que pueda ganar alguno de los cinco Oscar a los que está nominada.

La relación del cine con el vino no es nueva. El crítico gastronómico José Luis Barrena impartirá esta mañana, a partir de las 12.00, una conferencia en la que presentará distintas secuencias de célebres películas en las que el vino hace su aparición, de la mano de directores como Jean Renoir, Luis Buñuel, Alfred Hitchcock o Francis Ford Coppola.

Será el íntermedio más lúdico entre dos conferencias que analizarán la promoción de las bodegas. La primera, a cargo de Mercedes Rodríguez Larrauri, directora de Ordenación Turística del Gobierno vasco, revisará el papel de las instituciones en la ordenación y promoción del enoturismo. Y, a última hora de la mañana, se presentará el proyecto Vintur, una iniciativa europea en el que participan las principales denominaciones de origen españolas, con el que se pretende fomentar la coordinación entre las regiones vitivinícolas de toda la UE y fomentar el enoturismo y la cultura del vino.

Hay factores que ayudan a la llegada de más visitantes a una comarca dedicada a la elaboración de caldos: la calidad de éstos, el patrimonio histórico, el clima, el paisaje y, últimamente, la arquitectura. De esto, sabe bastante el arquitecto Iñaki Aspiazu, responsable del flamante edificio de Bodegas Baigorri en Samaniego. Aspiazu y el también arquitecto Carlos Sergenese disertarán mañana sobre la arquitectura como elemento dinamizador del turismo enológico. Le seguirá la charla de Catherine Alby, directora del centro Planete Bourdeaux, quien hablará de la experiencia que los agricultores de su comarca han puesto en marcha con la apertura de una sala de exposiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de febrero de 2005