Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cibeles abre con un adiós definitivo a la sobriedad minimalista

Amaya Arzuaga y Ailanto vuelven a Madrid

La 41ª edición de la Pasarela Cibeles comienza hoy en el recinto ferial Juan Carlos I de Madrid con las propuestas para el otoño-invierno de 2006 alejándose definitivamente de toda referencia minimalista. Destaca también la reincorporación de Amaya Arzuaga, que viene de desfilar en Milán, y de Ailanto, procedente del salón Gaudí de Barcelona; la Asociación de Creadores de Moda de España se impone una vez más en los dos primeros días, a la vez que la presencia de moda masculina reafirma la idea de un salón mixto.

Al menos 10 diseñadores harán desfiles mixtos de hombre y mujer de un total de 28, lo que establece una contradicción con la filosofía de los organizadores, que hubieran preferido concentrar la oferta en la ropa femenina. En este caso, es la voz de los propios diseñadores y las tímidas exigencias del mercado las que han marcado esta pauta.

El primer día ya podrá tomarse el pulso de las corrientes en boga, que en cierto sentido se aquietan, sobre todo en lo cromático. Sí seguirán imperando las mezclas de materiales aparentemente antagónicos, los patrones novedosos, la asimetría y la evolución de los volúmenes hacia una disposición más equilibrada. ¿Queda algo de los sobrios tiempos minimalistas para el otoño-invierno de 2006? Pues parece que no. La evolución hacia el adorno como lenguaje visual y resultado decorativo cobra cada vez más fuerza. Ningún modista elude drapeados, frunces, cortes brutales, aplicaciones o superposiciones. Sobre estos presupuestos formales se circula en el mar de las tendencias. El primer día veremos a Ángel Schlesser abriendo y a Roberto Torretta cerrando; en el centro, Devota & Lomba y Javer Larrainzar, entre otros.

El regreso a Cibeles de Ailanto, el tándem formado por los gemelos Aitor e Iñaki, ha sorprendido, una vez que parecía habían estabilizado su trabajo en Barcelona; ya ellos habían pasado antes por Madrid, lo mismo que la burgalesa Amaya Arzuaga, que voló más lejos y más alto desfilando en Londres primero y en Milán después. Arzuaga es una de las pocas firmas españolas con una implantación real en el mercado internacional, desde Tokio a Rusia, pasando por todo el Reino Unido. Ailanto desfila mañana martes, y le siguen Juan Duyos, Miguel Palacio, Jesús del Pozo, Antonio Pernas y Lemoniez. Palacio basa su colección en una sofisticada interpretación del esmoquing o tuxedo, usando la camisa acompañante como verdadero experimento de laboratorio.

Es el tercer día el de Amaya Arzuaga, jornada que empieza fuerte con Montesinos y Andrés Sardá. Cierra Locking Shocking (dúo formado por Óscar y Ana, poseedores de un estilo ya muy marcado y en ascenso). La última jornada además de larga se promete jugosa: desde David Delfín primero y José Miró después, hasta, ya en la tarde, Antonio Alvarado, tras la presencia de Carlos Díez e Ion Fiz, dos emergentes con sorprendente voz propia. Cibeles se cierra con dos desfiles de peletería, algo poco ortodoxo si se tiene en cuenta que el mercado de la piel vive de sus propios fueros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2005