Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes empresas pagan la fiesta

Los 40 millones de dólares (30 millones de euros) que cuestan los tres días de celebraciones por la toma de posesión de Bush corren a cargo de grandes empresas y un sinnúmero de particulares. Pero si ese gasto ha sido criticado por los demócratas por considerarlo excesivo -10 millones más que en la primera presidencia de Bill Clinton y casi el doble que la de Bush padre, en 1989- también lo ha sido por el nombre propio de los donantes, un conglomerado de firmas a las que se acusa de esperar grandes beneficios de la política energética, la reforma de la inmigración o la privatización de las pensiones prometidas por Bush para su segundo mandato.

Así, en la lista de donantes figuran petroleras como Chevron Texaco, Exxon Mobil y otras, que han aportado 2,3 millones de dólares; gigantes de la defensa como Northrop Grumman y Lockheed Martin; farmacéuticas como Pfizer y Bristol-Myers y otras empresas como AT&T, Ford, Time Warner y la cadena de hoteles Marriott.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2005