Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 5.000 personas despiden con emoción a Victoria de los Ángeles

Largas colas para rendir homenaje a la soprano en el Palau de la Generalitat de Cataluña

Victoria de los Ángeles dejó claro antes de morir que los que quisieran despedirse de ella pudieran hacerlo. Y ayer, 5.400 personas, entre las que no faltaron colegas de profesión, como los tenores Plácido Domingo, José Carreras, Jaume Aragall, la soprano Barbara Hendricks o el director de orquesta Antoni Ros Marbà, acudieron a la capilla ardiente instalada en el Palau de la Generalitat de Cataluña a dar su último y emocionado adiós a la soprano catalana, fallecida el sábado en Barcelona. Largas colas y esperas de hasta una hora y media para acceder a la capilla ardiente fueron el testimonio del gran cariño y admiración de los ciudadanos de Cataluña por Victoria de los Ángeles.

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, acompañado por la consejera de Cultura, Caterina Mieras, recibieron poco después de las 11 de la mañana en la puerta principal del Palau de la Generalitat el féretro con los restos mortales de Victoria de los Ángeles. Ya a esa hora, faltaban 60 minutos para que se abrira la capilla ardiente, una treintena de personas guardaban cola para rendir su último homenaje a la soprano. Una cola que no paró de crecer a lo largo de toda la mañana y que llegó a dar la vuelta al Palau de la Generalitat, prolongándose incluso hasta la avenida de la Catedral.

Desde las 12.00 y hasta las 19.00 horas 5.400 personas defilaron ante el ataúd abierto de Victoria de los Ángeles, amortajada con un sudario blanco y con un rosario rodeando sus manos cruzadas. La afluencia de amigos y admiradores de la soprano fue constante.

No faltaron sus colegas, los tenores Plácido Domingo -"vengo a dar mi adiós a un ángel, a una voz maravillosa, con gran musicalidad y a un gran ser humano", dijo-, Jaume Aragall -"fue una persona sencilla, que se hacía querer, gran amiga de sus amigos", aseguró-, José Carreras -"los cantantes posteriores a su generación hemos aprendido mucho de su musicalidad, su forma de ser y su gran dignidad", afirmó-, y la soprano Barbara Hendricks -"fue una gran artista que proyectó mucho amor y ha sido fuente de inspiración para mi generación", manifestó-.

Tampoco faltaron el director de orquesta Antoni Ros Marbà, quien la dirigió en 1980 en su despedida de los escenarios operísticos con Pelléas et Mélisande; el director general del Liceo, Josep Caminal, el director general del coliseo lírico barcelonés, Joan Matabosch, y José Antonio Campos Borrego, director general del INAEM, en representación del Ministerio de Cultura, que velaron el cadáver durante toda la mañana.

El funeral por la soprano Victoria de los Ángeles se celebrará hoy, a las 11.00 horas, en la basílica de Santa Maria del Mar de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de enero de 2005