Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Relojes de cine para muñecas de carne y hueso

Han sincronizado a los 'glamourosos' ladrones de 'Ocean's twelve', a los astronautas de '2001: una odisea del espacio' y al mismísimo Elvis. Por eso la marca Hamilton ha decidido premiar a los mejores diseñadores de vestuario del cine.

Donald Sutherland siempre construye sus personajes con los pies en el suelo, escogiendo los zapatos que va a utilizar antes que cualquier otra cosa. "Conocer su calzado, luego me facilita el trabajo", acepta el protagonista de Klute. Para Andy García, la clave son los sombreros, que habitualmente encuentra él mismo e incluye en su vestuario. "Y si no tengo forma de introducir un sombrero o una gorra, siempre encuentro algún otro elemento con el que conecto", explica este galán que ahora se ha calzado el de director para su última película, The lost city. Lo que le permitió a Leonardo di Caprio encontrar a Howard Hughes en El aviador, una biografía del magnate dirigida por Martin Scorsese, fue esa réplica del anillo que el millonario llevaba en su dedo meñique desde la infancia. "Fue todo un descubrimiento que el equipo de diseñadores de vestuario me proporcionó, gracias a la familia", afirma el actor. Estos detalles marcan la diferencia en una película. Por eso el sector de los diseñadores de moda ha iniciado su cruzada en Hollywood para conseguir el reconocimiento que se merecen. Una batalla de la que es abanderada la casa de relojes Hamilton. "No han podido escoger un momento mejor para reconocer el impacto y el efecto que deja el vestuario de nuestras películas en la cultura popular", afirma Deborah Nadoolman Landis, presidenta del Sindicato de Diseñadores de Vestuario. Sus palabras van dirigidas a esta firma estadounidense, fundada en 1892, por el programa que puso en marcha hace dos años. Fue entonces cuando, junto con la revista Premiere, comenzó la entrega de los galardones Timeless Style, que se han concedido, hasta la fecha, a un total de 14 diseñadores y estilistas en reconocimiento a toda una carrera de trabajo en el cine.

El premio es una escultura con la silueta del modelo Ventura, uno de los relojes más conocidos de Hamilton, siempre presente en la muñeca de Elvis Presley y ejemplo de la larga carrera que esta empresa relojera ha desarrollado en el mundo artístico. Como reconoce el director general de la compañía, Patric Zingg, "Hamilton tiene una larga historia en Hollywood, ya que ha estado presente en más de 200 películas desde la década de los cincuenta". La primera colaboración tuvo lugar en 1951, cuando la firma facilitó los relojes que lucían los protagonistas de The frogman, una de las candidatas al Oscar de ese año. Pero la asociación más destacada llegó con 2001: una odisea del espacio. Stanley Kubrick pidió a Hamilton que diseñase un reloj futurista para la película, un estilo que quedó para la posteridad cuando la firma sacó a la venta este modelo, bautizado como Odisea.

La colaboración entre Hamilton y Hollywood ha sido larga y fructífera. El modelo Ventura dorado con correa de piel fue diseñado para Presley en Amor en Hawai. Al terminar el rodaje, el rey del rock lo solicitó para su uso personal. Más reciente, el modelo Khaki Field Pearl Harbor, que llevaba Ben Affleck en la película del mismo título, fue pensado como una recreación del reloj caqui que utilizaban los soldados de la flota del Pacífico. Relojes que, como indica Vanessa Abukusumo, portavoz de esta empresa integrante del grupo Swatch, pueden marcar un estilo o responder a una época histórica concreta, según las necesidades de la película. "Directores como Scorsese son muy específicos a la hora de los detalles, desde los botones de un traje hasta el pomo de la puerta", subraya la diseñadora Sandy Powell, que ha trabajado a su lado en El aviador, donde Hamilton se encargó de reproducir los relojes de la época dorada de Hollywood.

Otros diseños recientes han apostado por generar una tendencia. Son, por ejemplo, los relojes diseñados para la nueva versión de La Pantera Rosa, protagonizada por Steve Martin con la colaboración de David Beckham. O los que complementan las muñecas del reparto más codiciado de Hollywood, el de Ocean's twelve, donde tanto George Clooney como Brad Pitt y Matt Damon sincronizarán sus relojes Hamilton. "Solemos ser los primeros que hablamos con los actores de su personaje", recuerda Judianna Makovsky, diseñadora del primer Harry Potter y ganadora del premio Timeless Style de la última edición, celebrada el pasado noviembre. Los ángeles de Charlie, Una rubia muy legal, Spiderman, La terminal, La búsqueda y Hombres de negro son otros títulos a los que Hamilton ha proporcionado relojes.

Complementos de un rodaje que luego permanecerán en la muñeca de las estrellas que los hicieron famosos en la gran pantalla. En el momento en que salen del set dejan de ser competencia de los diseñadores. "No somos los que estamos delante de las cámaras. Nuestra misión es lograr que el público se crea los personajes, y, como sabemos, ahora más que nunca lo más importante es la imagen que ofrecen gracias a su vestuario", resume la presidenta del Sindicato de Diseñadores de Vestuario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2005