La deflactación del IRPF reducirá en 46 millones la recaudación

Las haciendas vascas han reducido en un 2% la tarifa del impuesto

La reducción de un 2% en la tarifa del IRPF para adaptarla a la subida de los precios tendrá en 2005 un coste de 46 millones de euros para las haciendas forales. Esta medida, insuficiente para compensar la inflación, se acordó a finales del pasado año por las tres diputaciones y el Gobierno. La inflación final de 2003 fue en Euskadi de un 2,8% y está previsto que 2004 se cierre entorno al 3,5%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. El pasado ejercicio las haciendas vascas no deflactaron la tarifa, con lo que se produjo una subida de facto del impuesto.

El Órgano de Coordinación Tributaria, que reúne a las haciendas vascas para armonizar la normativa tributaria en Euskadi, decidió en noviembre deflactar (descontar el efecto de la inflación sobre los ingresos de los contribuyentes) la tarifa del IRPF para 2005, cuya declaración se realizará en la primavera de 2006. Esta medida, que se empezará a notar en las retenciones del impuesto desde enero, mitiga la subida impositiva causada por el simple encarecimiento de la vida. En 2004 las haciendas no la aplicaron y este ejercicio el porcentaje es muy inferior al de la inflación, con lo que los contribuyentes pagarán más por IRPF que el pasado ejercicio.

La decisión de la haciendas vascas del pasado año rompió la tendencia que existía desde que en 1999 se modificó el impuesto. Argumentaron que la reforma del impuesto de la renta introducida en 2003 compensaba al contribuyente de la pérdida que supone no actualizar la tarifa del IRPF según la inflación anual.

La aplicación de la deflactación del 2% en Álava supone una merma de la recaudación de 7 millones de euros, de 13 en Guipúzcoa y de 26 en Vizcaya, según fuentes de las tres haciendas. La deflactación anual de la tarifa del IRPF ha sido el argumento utilizado en los últimos años por el Gobierno vasco y las diputaciones para contrarrestar las críticas por el hecho de que el tipo máximo del impuesto sobre la renta fuera tres puntos más alto (48% frente al 45%) que los vigentes en el resto de España.

Las autoridades vascas han sostenido que la rebaja de la tarifa que hacían anualmente las haciendas forales en función del incremento del coste de la vida el año anterior compensaba con ventaja a los contribuyentes del País Vasco la diferencia nominal en el tipo del IRPF. A diferencia de las haciendas forales, el Gobierno central no ha deflactado la tarifa del impuesto hasta este año desde la reforma de 1999, en que introdujo una importante rebaja de los tipos.

Norma general tributaria

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además de acordar la deflación de la tarifa, las tres haciendas forales se alcanzaron en noviembre un acuerdo básico sobre la reforma de la norma general tributaria, que pretende intensificar la lucha contra fraude fiscal y favorecer el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Con este espíritu, la norma incluye un aumento de las sanciones máximas a los infractores, hasta superar incluso el 150% de la deuda impagada. En el caso de Vizcaya alcanzará hasta el 200%.

La prescripción ha sido armonizada por las tres haciendas, ya que Vizcaya la tenía fijada en tres años, cuando en Álava y Guipúzcoa eran cuatro, como en el resto de España. Por su parte, Vizcaya ha introducido una disposición por el que caducarán los procedimientos tributarios abiertos, si no se resuelven en el plazo de seis años. Esta medida, inédita en España y que copia la legislación de los länder alemanes, obliga a la Administración vizcaína a cobrar las cantidades exigidas a los contribuyentes en ese periodo, si no quiere perderlas.

Las tres haciendas mantienen actualmente abiertos 51.222 expedientes de embargo contra otros tantos contribuyentes por el impago de deudas que suman 287,4 millones de euros. La mayoría de las actuaciones contra los bienes de los morosos se registran por incumplimientos en el pago del IVA, el IRPF y las retenciones de trabajo. En esos casos, las haciendas proceden a confiscar, por este orden, las cuentas corrientes, los salarios, bienes inmuebles y créditos con clientes. Una proporción muy escasa de los expedientes de embargo acaban ante la justicia ordinaria.

Vizcaya es la provincia que más actuaciones de embargo tiene vigentes (35.913 expedientes), seguida por Guipúzcoa (10.435 procedimientos) y Álava (4.874). Sin embargo, es la Hacienda guipuzcoana la que reclama a los morosos una cifra conjunta más alta: 125,1 millones de euros. Vizcaya tiene pendiente de recaudar a través de esta vía 111 millones y Álava, 51,3 millones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS