Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA FACTURA DEL TERRORISMO ETARRA

La pérdida del PIB en el último decenio asciende a 89.880 millones

El informe sobre los costes derivados de la actividad terrorista de ETA, entre 1994 y 2003, recoge también los estudios sobre la repercusión de la amenaza etarra en la economía del País Vasco, que influye en una disminución del producto interior bruto (PIB) como consecuencia de las menores inversiones, la deslocalización de empresas y el traslado de centros de decisión. El dossier pericial se refiere a dos estudios: el de Alberto Abadie, de la Universidad de Harvard, y Javier Garadeazabal, de la Universidad del País Vasco, titulado Los costes económicos del conflicto: un estudio del caso del País Vasco, de 2002; y el realizado bajo la dirección del catedrático de Economía Aplicada Mikel Buesa, Crecimiento económico y conflicto social en el País Vasco, incluido en el libro Economía de la secesión. El proyecto nacionalista y el País Vasco, que analiza las posibles repercusiones de la eventual implantación del plan Ibarretxe.

Las conclusiones del primero cifran en un 10% la pérdida media en PIB per cápita en las décadas de los 80 y 90 del pasado siglo y constatan, tras analizar los efectos del alto el fuego decretado por la banda en 1998, que esa disminución tiende a reducirse en periodos de menor conflicto.

Declive desde 1974

El segundo trabajo sostiene la tesis de que desde 1974 el crecimiento económico en Euskadi pasa de parecerse al registrado por las regiones más dinámicas (Cataluña y Madrid) para asemejarse más al de las zonas del norte (Aragón, Asturias, Cantabria y Navarra), y como consecuencia su población se estanca. Este estudio considera que esa situación de menor crecimiento reside en una menor inversión productiva, la más sensible a los conflictos y la incertidumbre.

Así, los autores sostienen que si Euskadi hubiese seguido la senda de crecimiento de Madrid y Cataluña, el PIB en 1998 habría sido un 25,4% superior, con un aumento del empleo y la población de entre el 15% y el 17%.

Pese a que en este estudio se prefiere medir el coste en términos de PIB y empleo en vez de PIB per cápita como hacía el primero, sus resultados son finalmente equivalentes y cifran en un 8%-9% la pérdida de PIB per cápita para 1998.

Del análisis de ambos trabajos, el informe pericial establece que la media de PIB perdido por Euskadi entre 1994 y 2003 es del 21,4% y concluye: "Resulta sorprendente el enorme importe del PIB perdido en el País Vasco a causa del terrorismo, que asciende a 89.880,2 millones de euros constantes". Y añade: "Es aquí sin duda donde se produce el mayor impacto económico del terrorismo, quedando empequeñecido a su lado cualquier otro coste producido por esta causa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 2004