_
_
_
_

El fiscal jefe de Asturias recurre para impedir que una discapacitada aborte

El juez autorizó la intervención por el grave riesgo para la salud psíquica de la gestante

El fiscal jefe de Asturias, Gerardo Herrero, ha recurrido ante la Audiencia de Oviedo el fallo de un juez de Avilés que da permiso a una familia para que se practique un aborto a una discapacitada de 27 años, embarazada de 21 semanas, y cuya mentalidad es la de una niña de tres años. La autorización judicial se adoptó después de tres informes que acreditan el elevado riesgo que entrañaría la maternidad para la salud psíquica de la gestante (uno de los tres supuestos de interrupción del embarazo). Herrero presentó el recurso tras apartar al fiscal del caso, que no se había opuesto al aborto.

Más información
El PP y la Iglesia

El auto dictado por el Juzgado de Instrucción número 1 de Avilés el pasado día 13 autorizó a los padres de la discapacitada mental, para practicarle un aborto en atención al grave riesgo que la maternidad entrañará para la salud psíquica de la gestante, de 27 años, pero cuya mentalidad es la propia de una niña de tres años. La resolución judicial se adoptó a la vista de tres informes emitidos en tal sentido por un psiquiatra, un médico forense y un psicólogo.

Los dos primeros dictámenes fueron ampliados posteriormente a petición del fiscal que hasta ahora llevaba el caso, Iñigo Gorostiza, quien finalmente, y a la vista de tales diagnósticos, no se opuso a la autorización judicial para que la joven deficiente pusiese ser sometida por sus progenitores a un aborto.

La mujer está en su sexto mes de gestación pero el supuesto despenalizado que se aduce en este caso -el grave riesgo para la salud física o psíquica de la embarazada- carece de plazos limitativos para su aplicación. El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Gerardo Herrero, comunicó anteayer por escrito al fiscal del caso que le apartaba del proceso y asumía personalmente el proceso. El relevo se produjo, aplicando el principio de superioridad jerárquica, el último día hábil para interponer recurso contra el auto judicial.

Con su apelación, el responsable del ministerio público pretende que sea este órgano judicial quien se encargue de resolver el caso. Según declaró Herrero al diario La Nueva España, el recurso cautelar obedece a la apreciación de que existen dudas sobre los informes presentados para justificar el grave riesgo psíquico y físico que podría entrañar para la mujer la culminación del embarazo.

Herrero había solicitado inicialmente una suspensión del fallo, con el fin de tener tiempo para estudiarlo con minuciosidad y valorar así la conveniencia de plantear recurso, pero decidió apelar a la Audiencia Provincial in extremis porque anteayer vencía el plazo legal para hacerlo.

La autorización judicial para que la joven deficiente pueda abortar ha sido motivo de polémica. La asociación antiabortista Adevida ha sido la más activa en el rechazo a la decisión judicial y, de hecho, intentó personarse en la causa, lo que fue descartado por el juez por entender que lo que se estaba juzgando era un caso de índole privada.

Los padres de la deficiente solicitaron autorización judicial para que su hija abortase cuando ésta ya estaba en el sexto mes de gestación. Antes de emitir el fallo, el titular del juzgado número 1 de Avilés, José Luis Niño, tuvo que declarar la incapacitación de la gestante. En un fallo posterior el magistrado dejó libertad a sus padres, y ahora también tutores, para que interrumpan o no el embarazado de su hija.

Otro juzgado de Avilés, el numero 3 de instrucción, tiene por su parte abiertas diligencias a fin de determinar si la gestante quedó embarazada como consecuencia de una relación consentida y libre entre iguales, o si en el hecho pudo mediar algún tipo de coacción o abuso sexual jercida por alguna persona. Las autoridades asturianas también investigan este mismo extremo.

La mujer, cuya identidad se ha preservado hasta ahora, vivía cinco días a la semana en un piso tutelado perteneciente a una asociación de la comarca de Avilés, y cada día acudía a un centro ocupacional dependiente de la Consejería de Servicios Sociales del Principado. Los fines de semana los pasaba con su familia.

Gerardo Herrero, fiscal jefe de Asturias.
Gerardo Herrero, fiscal jefe de Asturias.GORKA LEJARCEGI

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_