Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso de Colombia da vía libre a la reelección de Uribe

El Congreso colombiano dio vía libre a la reelección del presidente Álvaro Uribe. Por una amplia mayoría -112 votos a favor y 34 en contra- el Legislativo avaló, en la noche del martes, una reforma constitucional que permite la reelección inmediata de presidentes y vicepresidentes. La Constitución colombiana impide desde 1991 que el presidente repita al frente del Estado. Con la nueva reforma, la reelección puede darse por una sola vez, es decir que sólo podría prolongar Uribe su mandato de cuatro a ocho años.

Uribe podrá hacer campaña, abiertamente, cuatro meses antes de las elecciones de mayo de 2006. El año entrante el Congreso debe tramitar una ley que establezca las reglas del juego que garanticen una competencia justa para la oposición. No obstante, falta aún un trámite que podría echar por la borda esta posibilidad: el aval de la Corte Constitucional. Los nueve magistrados revisarán con lupa lo aprobado por el Legislativo. Ellos lo pueden vetar por defectos de forma o de fondo y hay varios motivos para pensar que no será fácil el paso de la reforma por esta Corte.

"La iniciativa pretende modernizar la democracia colombiana. Es el reflejo del deseo de la mayoría del país", aseguró el ministro de Interior y Justicia, Sabas Pretelt, uno de los promotores de la enmienda.

Con el visto bueno del Congreso aumentaron las cábalas sobre quién puede ser el candidato que derrote a Uribe en 2006. "Seguro que se puede derrotar [a Uribe]", opina el senador y ex guerrillero Antonio Navarro. Para él, la caída de la popularidad registrada en los últimos meses del presidente, seguirá aumentando, y si existe una propuesta con posibilidades de triunfo debería ser para hacer frente a la continuidad de un Gobierno de mano dura.

Los que se oponen a la reforma alegan como argumento principal que la reelección generará la concentración del poder en el presidente Uribe. Muchos colombianos ven ya como actos de candidato los actos del Gobierno. Los que están a favor sin embargo, creen, como dijo el presidente Uribe hace poco más de un año, que Colombia "no se puede entregar a una mano blandita".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2004