_
_
_
_

La conquista de Granada centra una exposición sobre los Reyes Católicos

El Hospital Real acoge 150 obras de arte, objetos y documentos inéditos

La espada de Alí Atar, suegro de Boabdil, descansa desde ayer junto con una espada cristiana en el centro del crucero del Hospital Real de Granada como símbolo de integración y paz en el acto central de la conmemoración del quinto centenario de la muerte de Isabel la Católica, cuyos restos reposan en la Capilla Real de la ciudad. La exposición Los Reyes Católicos y Granada se centra en la guerra contra el reino nazarí.

La consejera andaluza de Cultura, Rosa Torres, que inauguró la exposición junto al alcalde granadino, José Torres Hurtado, destacó que Isabel la Católica fue "una mujer extraordinaria para su época, estadista de considerable talla, que representa valores aún hoy atribuidos al universo del hombre, protagonista de un periodo en el que se colocaron los cimientos del Estado moderno en España".

La exposición está organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), dependiente del Ministerio de Cultura; el Ayuntamiento de Granada, la Junta de Andalucía, la Universidad de Granada, Unicaja y Cajasur, y culmina los actos conmemorativos del V centenario de la muerte de Isabel la Católica, de la que ayer se cumplieron justo 500 años. Permanecerá abierta en el Hospital Real (cuesta del Hospicio, s/n) hasta el 20 de enero.

Alberto Bartolomé Arraiza, comisario de la muestra, ha propuesto, a través de 150 piezas, explicar qué factores provocaron la guerra de Granada, acontecimiento crucial en el reinado de Isabel I.

La exposición está dividida en cinco secciones. Bajo el título de La monarquía de Isabel y Fernando, se ofrece una mirada al marco político de su reinado, a través de diferentes retratos y objetos simbólicos del poder, además de piezas que muestran la influencia de los otros dos sectores protagonistas: la nobleza y el clero.

A continuación, El reino nazarí contiene objetos artísticos que reflejan la importancia de la esplendorosa cultura anterior a la conquista cristiana. Ya en La guerra de Granada, sección que ocupa la parte central de la muestra, una significativa colección de armas y documentos presenta la contienda y la técnica militar de la época. Será en El ideal de la Cruzada en donde se sitúe la campaña granadina dentro de un contexto ideológico, prestando atención a los santos guerreros, la Inquisición y la lucha contra los turcos.

Por último, La renovación de las artes analiza la compleja interacción entre los universos cristiano y musulmán, desde la herencia mudéjar hasta la influencia del renacimiento italiano.

Entre las novedades que presenta la exposición se encuentran cinco documentos inéditos, uno de ellos firmado por Boabdil, sobre la conquista y la organización de Granada. Los escritos proceden del Archivo de la Casa de Castril. Tras la muerte de su secretario, Fernando el Católico le reclamó el archivo a su viuda, por lo que la mayor parte de los documentos están hoy depositados en el Archivo de Simancas.

Con todo, la viuda guardó unos 500 textos. Este archivo, que ha pasado desde entonces de generación en generación y cuyo estado de conservación es muy bueno, ha sido redescubierto por Arraiza después de permanecer oculto para los investigadores durante un siglo.

Una carta de Boabdil

El primer documento de esta serie que se puede ver en la exposición es una carta fechada en 1489 de Boabdil. Escrita desde la alcazaba roja (La Alhambra) y dirigida a las autoridades y gentes de la Alpujarra, en ella pide obediencia y les advierte contra las disidencias que acarrean pérdidas de diferentes territorios.

Otra de las piezas fundamentales de esta serie es un privilegio de los Reyes Católicos en el que confirman los puntos de la capitulación con el rey de Granada, su madre, mujer, hermanas y parientes sobre el total respeto a sus derechos de propiedad sobre tierras, huertas y otros bienes raíces que les pertenecían.

También saca la exposición a la luz un documento que establece un acuerdo entre las autoridades cristianas y el alfaquí de los musulmanes granadinos, Muhammad el Pequeñí, para la nueva ubicación de éstos fuera del recinto de la Medina, en el Albaicín y en la nueva morería.

Para completar la colección de documentos, la exposición incluye uno fechado en 1500 en el que se recoge una cédula de los Reyes Católicos al gobernador real de las Alpujarras, Diego de Padilla, en la que le ordenan que resuelva en justicia la demanda interpuesta por una "mujer mora" en contra de un cristiano al que su difunto marido había arrendado antaño ciertos bienes. El cristiano no quería devolverlos, alegando las pérdidas sufridas durante la revuelta musulmana de las Alpujarras.

En este caso, los Reyes Católicos, cuya firma autógrafa se ve al pie del pliego, fallan a favor de la demandante y mandan aplicar el precepto por el que, entre otras cosas, liberan a los conversos de las multas debidas por la revuelta. Se trata también de un documento inédito que se estudia y expone por primera vez.

La exposición culmina las otras dos muestras organizadas por la SECC en Valladolid y Valencia sobre Isabel la Católica. Con motivo de la exposición, la SECC ha editado un catálogo que recoge 15 artículos de historiadores como Julio Valdeón, Concepción Quintanilla, Adolfo Carrasco, Enrique Soria y Felipe Pereda, entre otros.

Aspecto de la exposición <i>Los Reyes Católicos y Granada</i> en el Hospital Real.
Aspecto de la exposición Los Reyes Católicos y Granada en el Hospital Real.SOLE MIRANDA
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_