La NASA lanza un telescopio de rayos gamma

La NASA lanzó al espacio ayer por la tarde un nuevo telescopio para observar los estallidos de rayos gamma que se producen en el universo. Se trata del Swift, tiene una masa de casi 1.500 kilos y está previsto que funcione al menos durante dos años en órbita

Swift es la primera misión dedicada específicamente a estudiar las secuelas luminosas que se producen tras los estallidos de rayos gamma que fueron descubiertas en 1997, explica la NASA en un comunicado. El nuevo observatorio espacial, además, estará en contacto permanente con telescopios robóticos en la Tierra dedicados a buscar y estudiar esos estallidos de radiación de alta energía que se producen diariamente en el cielo. El Swift lleva tres instrumentos para ver estos fenómenos y sus secuelas luminosas en las bandas de rayos gamma, rayos X, ultravioleta y luz visible.

Los estallidos de rayos gamma, seguramente debidos a explosiones de estrellas supermasivas que han agotado su combustible, duran de media unos 10 segundos, aunque algunos son de milisegundos y otros llegan a alcanzar hasta un minuto de duración. Después de ese tiempo es difícil encontrar la secuela luminosa, pero los científicos están muy interesados en este fenómeno porque debe aportar mucha información sobre el estallido mismo.

Los instrumentos del Swift funcionarán secuencialmente: cuando se produzca un estallido de rayos gamma el primer en detectarlo será el llamado telescopio de alerta, que localizará el fenómeno y trasmitirá a la red de tierra los datos. Inmediatamente después, en el plazo de un minuto, el detector de rayos X refinará la primera localización; después la cámara ultravioleta y visible la ajustará más aún en unos 200 segundos. Además los tres instrumentos, en los minutos y horas siguientes al estallido, observarán el fenómeno tomando imágenes y haciendo análisis de su luz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50