Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA AGRARIA

El sector vitivinícola se enfrenta a otra crisis por la elevada producción

Los excedentes de vinos de mesa provocan caídas de los precios

Los excedentes de vinos de mesa, e incluso de algunas denominaciones de origen, han vuelto a marcar la campaña vitivinícola. A escasas fechas del fin de la vendimia, las organizaciones agrarias temen unos precios peores incluso que los registrados en la campaña anterior. Los precios del vino de mesa han caído un 50% en la última década, según la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos. Además, el sector se enfrenta a un posible descenso de las exportaciones de graneles y vinos de mesa a otros países comunitarios.

La producción de vino en la campaña actual ha ascendido finalmente a 46,3 millones de hectolitros. Y eso que al principio se temía que la existencia de algunas enfermedades en el viñedo se tradujera en una merma significativa de la producción. Sin embargo, el recorte ha sido sólo de un millón de hectolitros sobre la campaña anterior. Estos buenos resultados se unen a las cifras al alza en el conjunto de la Unión Europea, con una producción de 185,3 millones de hectolitros frente a los 169,2 millones de la campaña anterior, gracias a la normalidad de las cosechas en Italia y Francia.

Frente a esta oferta, la demanda interior de vino en España es sólo de 12 millones de hectolitros, a los que se suman unos seis millones de hectolitros de mostos y unas exportaciones medias de 11 millones de hectolitros.

Para ajustar la oferta a la demanda, la destilación o quema de vinos para la obtención de alcohol para usos de boca ha sido en los últimos años una de las principales salidas. Esta entrega ascendió durante la campaña pasada a 7,6 millones de hectolitros sobre un total de 10,3 millones de hectolitros para toda la UE.

Ofertas de otros países

Pero este año, sobre un volumen de 11 millones de hectolitros en toda la UE, se teme que no se puedan entregar hasta esos 7,6 millones de hectolitos si hay mayores ofertas por parte de otros países, situación que no se conocerá hasta finales de año.

Para Manuel Sánchez Brunete, responsable de vinos en la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), es indispensable un vuelco en la política del sector, desde la producción al consumo, para evitar que en el futuro se agrave esta situación de excedentes en España, que es consecuencia de tres factores. Por un lado, existe un aumento de la producción, a pesar de bajar la superficie en la última década de 1,4 a 1,04 millones de hectáreas, pero con una reconversión varietal y una mejora de las estructuras.

Un segundo fenómeno que preocupa en el sector es la permanente caída de la demanda, actualmente por debajo de los 30 litros por persona y año, frente a los 70 litros de la década de los ochenta. Finalmente, se denuncia la estabilidad en las exportaciones, mientras siguen en aumento las importaciones de vinos baratos desde terceros países tanto al mercado español como al conjunto de la Unión Europea.

Según los datos de COAG, en la última década los precios del vino de mesa han caído un 50%, hasta situarse ahora en menos de dos euros por hectogrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 2004