Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario que gestiona el 112 en Baleares acusa de corrupción al consejero de Interior

"Es un atropello". El empresario Amando García, socio mayoritario y gerente de la compañía adjudicataria del 112, el servicio público de emergencias de Baleares, ha acusado al consejero de Interior del Gobierno balear, José María Rodríguez, secretario general del PP regional, de supuestas prácticas corruptas por reclamarle 600.000 euros. La presunta dádiva era para poder continuar detentando la concesión, vigente hasta 2010 y prorrogable hasta 2026.

La fiscalía archivó la denuncia de García por el caso, porque de su versión -sin testigos ni grabaciones- "no se deducen motivos suficientes". El consejero Rodríguez interpuso una querella por calumnias contra el concesionario "para vindicar mi honorabilidad y rechazar la incriminación", que atribuye a "una maniobra para dilatar el rescate de la adjudicación para su gestión pública".

Amando García, que con su firma Idus de Comunicación diseñó en 1994 el pionero 112, reiteró ayer su acusación. "En su despacho, el consejero, el 8 de setiembre, me pidió que le pagase 600.000 euros para poder seguir con el 112. Detalló que eran para él, personalmente, como amigo, no para el PP o el Gobierno. Lo denuncio por convicciones y para que sirva de revulsivo y otros digan ¡basta! Sé que soy David contra Goliat".

Según García, Rodríguez, con la dádiva, "se encargaría de hacer abandonar al socio que pleitea con nosotros [Gabriel Sampol]". "Otra opción era que regalase la concesión a Sampol, por un precio absurdo o que renunciase sin más. Si no aceptaba, resolvería la rescisión unilateralmente manipulando los informes. Rompió el papel donde escribió estas alternativas y me dio cinco días para contestar. No le llamé y avisé al director de Emergencias, Juan Pol, y le dije que su consejero me pedía dinero".

"Hay mucho miedo"

García dice que no registró el diálogo "porque por principios y moral no voy con grabadora y jamás pensé vivir este episodio". Niega intencionalidad política. Hace 20 años fue consejero de Castilla-La Mancha por el PSOE con José Bono, y el ex senador socialista Fernando Novo es su aliado empresarial. Con Idus diseñó operativos y fue concesionario con el Gobierno vasco, la Comunidad Valenciana y la Junta de Andalucía.

"Hay mucho miedo entre empresarios. Si pagas no puedes hablar, vendes el alma al demonio y pierdes la libertad. Con sobornos las empresas no tienen futuro", afirma García, que se cree víctima de "un círculo de coacción y presiones, una pinza entre el consejero y las demandas del socio, con dilación en pago de facturas y bloqueo del desarrollo del 112".

La facturación del 112 es de tres millones de euros anuales y alcanzaría los 18 con la apertura de servicios. "Atendemos 1,2 millones de llamadas. La adjudicación y el contrato son sobresalientes para el Síndico de Cuentas, con parámetros excelentes". Y concluye: "No puedes tener un muerto en el armario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004