Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Richard Labévière sitúa en Suiza el dinero del terrorismo islámico

'La trastienda del terror' analiza las redes de financiación de Al Qaeda

Doce años de investigación sobre las redes de financiación del terrorismo islámico le permiten afirmar al periodista francés Richard Labévière que Suiza es "el paraíso financiero" para los grupos que operan en Europa, y que en países como Holanda radican las organizaciones que facilitan el refugio a los terroristas. De todo ello escribe en el ensayo La trastienda del terror (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores).

"Cometer atentados como el 11-S en Nueva York o el 11-M en Madrid resulta barato, lo que resulta más costoso es mantener las estructuras en las que se esconden y se retroalimentan los terroristas. A partir de la investigación de la trama económica del terrorismo islámico di con unas redes financieras que me permiten afirmar que Osama Bin Laden es el hijo natural de la oligarquía saudí y de los servicios secretos americanos. Si sigues el dinero, comprendes mejor la lógica de la estructura operativa del terrorismo que practican los seguidores de Bin Laden", afirmó ayer en Madrid Richard Labévière, autor también de Los dólares del terror y coautor del Diccionario mundial del islamismo.

Este periodista especializado en política internacional y redactor jefe de Radio France Internacional asegura que "Al Qaeda no existe en estos momentos y su jefe, Bin Laden, se ha convertido en un mito o referente para una nueva generación de terroristas liderados por el jordano Musab Al Zarqaui, de 38 años, supuesto jefe de la red en Irak". Para Labévière, el terrorismo islámico funciona como los grupos de la Mafia y se nutre de armas y explosivos en los mismos mercados internacionales. "Son como una nube de organizaciones que comparten intereses pero no medios, entre ellas, las denominadas células durmientes de la corriente suní radical en Europa, que se alimenta de las fuentes de los Hermanos Musulmanes egipcios y del nuevo salafismo representado por el wahabismo saudí. Esta nueva generación de terroristas no tiene sus raíces ni en Afganistán ni tiene relación directa con Bin Laden y su nueva referencia es Irak y la internacionalización de la cruzada". El escritor mantiene que existe una coincidencia clara entre "la cartografía del terrorismo islamista y la de los santuarios del dinero sucio, que conducen a Luxemburgo, Suiza, Londres y los paraísos fiscales". Sostiene además que resulta "curioso que desde el 11-S apenas se hayan bloqueado 100 millones de dólares de las redes terroristas".

En la edición española de La trastienda del terror, ha añadido un capítulo sobre el 11-M y en él mantiene que la matanza es el resultado de la política desarrollada por el ex presidente José María Aznar y su alianza con la política de EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 2004