La renta valenciana pierde posiciones por el aumento de población y la baja productividad

Los expertos urgen un cambio de modelo productivo que evite la pérdida de competitividad

Ha ganado peso en los últimos ocho años en el PIB español, sin embargo, la evolución a corto plazo de los sectores productivos y la renta per cápita muestran señales de alarma en la economía valenciana. La población crece muy por encima de la media española -es uno de los principales destinos de la inmigración- y la producción por debajo, lo que está empeorando la posición relativa de la Comunidad Valenciana en el conjunto del Estado. Los expertos dan una importancia relativa a la pérdida de renta de un año a otro, influida sin duda por el efecto poblacional. Por el contrario, alertan de que es preciso un cambio de modelo productivo cuando están a punto de perderse las ayudas europeas.

La población es la magnitud que más ha crecido en los últimos cinco años
Dentro de poco la economía valenciana dejará de recibir fondos de Objetivo 1

La economía valenciana ha ganado peso en la española en los últimos años, según refleja el anuario económico 2004 de La Caixa. De hecho, entre 1995 y 2003, la Comunidad Valenciana ha ganado 0,29 puntos en su participación sobre el Producto Interior Bruto (PIB) global, con un tercer puesto y por detrás de Madrid y Canarias, las que más crecieron en ese periodo. Esto en el largo plazo.

A más corto plazo, la economía valenciana viene mostrando desde hace un tiempo señales de alarma en la industria y el turismo, que presentan síntomas de debilitamiento, mientras la construcción, motor del crecimiento económico valenciano durante la última década, y los servicios dejan atrás los avances espectaculares de años atrás. En 2003, el PIB autonómico creció, por ejemplo, cinco décimas por debajo de la media española. La autonomía creció el 1,9% frente al 2,4% de promedio estatal. "La Comunidad Valenciana, junto a Cataluña, acusó un menor tono en el sector industrial", corrobora el informe de coyuntura del mes de septiembre editado por el Servicio de Estudios de La Caixa.

El Valor Añadido Bruto (VAB) por comunidades autónomas y por sectores (a precios constantes) bajaba el año pasado en el caso valenciano en la agricultura, la energía y la industria. Los ascensos de la construcción, los servicios y la inversión pública, por otro lado, no fueron suficientes para compensar la debilidad de los tres primeros y la Comunidad Valenciana anotó un avance del VAB del 1,5%, por debajo del 2% estatal y lejos del 2,8% que avanzó Murcia, la región líder de la tabla.

Madrid ha sido, sin duda, la comunidad autónoma que más se ha beneficiado de los años de expansión económica en España, representando un 17,5% del PIB español; pisándole los talones al 18,3% catalán y por delante del 13,6% andaluz. La participación valenciana en el PIB español, aun creciendo, se quedaba en el 9,7%.

Si en las grandes magnitudes económicas las cosas están así, la renta de la que disponen los valencianos también ha retrocedido, según el anuario económico de 2004 de La Caixa. El índice de riqueza o renta disponible per cápita anual cayó un punto en la Comunidad Valenciana con respecto al ejercicio anterior. La autonomía pasaba del nivel seis que recogía el anuario de 2003 -entre 10.800 y 11.500 euros disponibles al año por habitante- al nivel cinco -entre 9.700 y 10.800 euros-. Estos datos sitúan a la Comunidad Valenciana en noveno lugar junto con Asturias, Canarias y Castilla y León en este parámetro. Por debajo, en esta tabla, han quedado únicamente la comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Galicia, Murcia, Andalucía y Extremadura.

La evolución de la población podría ser una de las explicaciones a este descenso de la renta. De hecho, es la magnitud que más ha crecido en los últimos cinco años. Así lo mostraba el citado informe elaborado por La Caixa, que asignaba a esta comunidad autónoma un aumento del 11% -cuatro puntos por encima de la media española-, y que se disparaba de manera espectacular hasta el 17% en el caso de la provincia de Alicante, precisamente la provincia valenciana más pobre de las tres en lo que a la renta disponible se refiere.

La combinación de todos estos datos arroja una conclusión fácil de entender: "Crecemos más en población y menos en productividad con respecto a la media española por lo que nuestra posición relativa empeora", explica el economista Enrique Villarreal, secretario de Economía de los socialistas valencianos. A su juicio, la evolución de los sectores productivos tradicionales ha lastrado el avance valenciano. "Los bienes intermedios se han mantenido, pero las ventas de bienes de consumo han caído, la agricultura ha registrado crecimiento negativo y la construcción y los servicios han crecido, pero no lo suficiente para compensar", agregó el secretario de Economía socialista.

Vicente Pallardó, director de Análisis del Instituto de Economía Internacional, asegura que la trayectoria a medio y largo plazo de la economía valenciana es buena. Pallardó da una importancia relativa a la caída de la renta per capita valenciana que muestra el informe de La Caixa: "Son magnitudes que deben analizarse a más largo plazo, no año a año. En 2003 puede retroceder y un año más tarde recuperarse", añade el economista. "El problema", continua Vicente Pallardó, "es la pérdida de competitividad, por eso hay que responder ya". El economista añade que acontecimientos como los ocurridos recientemente en Elche, "con los que nos hemos encontrado de golpe", subraya, revelan que no se puede competir vía costes, es decir produciendo más barato.

"El que de un año a otro se suba o baje en renta disponible no tiene mayor importancia, es una circunstancia que puede cambiar al año siguiente; lo relevante es que o se produce una transformación del tejido productivo valenciano hacia modelos de mayor valor añadido o nos encontraremos con un perfil productivo a la baja", vaticina Vicente Pallardó, que recuerda, además, que dentro de poco tiempo la economía valenciana dejará de recibir fondos de Europa como región Objetivo 1 y todavía queda mucho camino por recorrer en la creación de imagen de marca o en el establecimiento de redes comerciales, por poner sólo dos ejemplos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50