Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de París investiga si la empresa petrolera Total sobornó al régimen de Sadam Husein

Un juez francés de delitos económicos investiga presuntas actividades de corrupción en el Irak de Sadam Hussein, que afecta a directivos del grupo petrolero Total. Un cargo del grupo actualmente en activo, Pierre Barbe, fue procesado anoche por el magistrado, y otros dos ex empleados lo habían sido en días anteriores. La policía ha registrado también la sede central de Total en las cercanías de París.

Las pesquisas se abrieron después de que la célula antiblanqueo del Ministerio de Economía francés observara, hace tres años, una serie de movimientos sospechosos de fondos entre 1996 y 2001. En las últimas semanas, dos ex directivos de Total -uno de ellos ya jubilado- han reconocido ante el juez presuntas operaciones ilegales, destinadas a desbloquear contratos en Irak y en Rusia. Tanto ellos como el directivo en ejercicio han sido procesados bajo la acusación de "complicidad" en el abuso de bienes societarios y el juez les ha dejado en libertad provisional.

El diario Le Monde anticipó en su edición de ayer un primer relato de los hechos investigados. El grupo petrolero Total, a través de su filial Total International Limited, trasvasó varios millones de dólares a cuentas abiertas en Suiza por una sociedad denominada Teliac, que después envió los fondos a paraísos fiscales. Entre los beneficiarios de los pagos se menciona a un abogado libanés, Elias Yussef Firzli, considerado próximo a Tarek Aziz, el ex ministro de Exteriores del régimen de Sadam Hussein.

Embargo de la ONU

El vespertino menciona también a ese abogado como uno de los donantes de la asociación France-Afrique-Orient (FAO), vinculada al ex ministro francés Charles Pasqua, recientemente elegido senador, un cargo representativo que conlleva la inmunidad parlamentaria.

En la época de los hechos que se investigan, Irak se encontraba sometido a un embargo estricto respaldado por las Naciones Unidas. No obstante, el grupo francés Total habría llevado a cabo una actividad intensa de lobby entre personas del régimen de Sadam Hussein, para colocarse en posiciones favorables en la perspectiva de un eventual levantamiento del embargo. El supuesto pago de las comisiones ilegales se habría hecho para obtener derechos de exploración de bolsas petrolíferas y otras concesiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2004