Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma de la LOU se aplicará en 2006-2007

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó ayer que reformará la Ley Orgánica de Universidades (LOU) "sin hacer tabla rasa del marco legistativo introducido " por dicha norma, "pero sin obviar la amplia contestación que surgió de la comunidad universitaria". "Su aplicación está generando más problemas que los que supuestamente iba a resolver, como ya advirtieron los diferentes sectores de la comunidad universitaria", explicó Rodríguez Zapatero.

Entre los aspectos más contestados por las universidades españolas está el complicado sistema de habilitación de los profesores funcionarios para acceder a una plaza y la práctica ausencia de la figura del investigador del sistema universitario. El cambio de estos aspectos será uno de los grandes ejes de la reforma anunciada por Zapatero y de la que dio detalles el secretario de Estado de Universidades y Ciencia, Salvador Ordóñez.

El objetivo, especificó Ordóñez, consiste en "definir, entre la Administración General del Estado y las comunidades autónomas, una carrera docente e investigadora atractiva", que se configure como uno de los instrumentos básicos para la formación docente de calidad y la transmisión del conocimiento investigador a la empresa.

La modificación de la LOU, según explicó Ordóñez, se iniciará este mes y el Gobierno espera que "esté culminada y entre en vigor en diciembre de 2005". En la práctica, esto significa que el Gobierno se da un plazo de un año para programar los cambios -y para "reconstruir el consenso y el diálogo que nunca debieron perderse", según Zapatero- con la finalidad de que las comunidades autónomas tengan seis meses más para los desarrollos de la nueva ley. De esta forma, los cambios se empezarían a aplicar en el curso 2006-2007.

Zapatero aclaró, no obstante, que no pretende cocinar leyes por la vía de urgencia -como se hicieron las tres reformas educativas del PP- y que, en todo caso, no supondrá ningún recorte en la "autonomía universitaria". El presidente insistió también en que es importante no restar competencias a las comunidades sino "profundizar" en ellas. "La democracia y la reforma universitaria han sentado bien a la institución. Y ahora es necesario prestar especial atención a la formación de investigadores y expertos", recordó el presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 2004