Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tripartito catalán pide que el Estado asuma el déficit sanitario e invierta más

Las demandas de la Generalitat al Gobierno ascienden a unos 1.200 millones de euros

Los partidos que integran el Gobierno catalán -PSC, ERC e ICV- se han puesto de acuerdo para pedir al Ejecutivo del PSOE que asuma el déficit acumulado de la sanidad catalana y aumente en seis puntos la inversión en infraestructuras para Cataluña dentro de las negociaciones de los Presupuestos para 2005, que arrancan formalmente hoy con la reunión entre los portavoces parlamentarios del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de ERC, Joan Puigcercós. Las peticiones de los partidos de la izquierda catalana suponen un mínimo de 1.200 millones de euros.

Socialistas, republicanos y ecosocialistas han acordado coordinarse también en el Congreso para hacer de lobby de la Generalitat en estas dos reivindicaciones, que juzgan fundamentales. El propio consejero Economía de la Generalitat, el socialista Antoni Castells, iniciará esta semana una ronda de contactos con los diputados del tripartito en el Congreso para establecer la máxima coordinación entre ellos.

La colaboración se acaba no obstante en estos dos puntos: para el resto, cada partido se propone imprimir su propio acento en las cuentas de 2005 y muy especialmente ERC, que aspira a desplazar a Convergència i Unió (CiU) como interlocutor preferente de las pequeñas y medianas empresas catalanas.

Los diputados vinculados al tripartito suman 31 escaños: los 21 del PSC están integrados en el grupo del PSOE, los ocho de ERC cuentan con grupo propio y los dos de ICV forman grupo conjunto con Izquierda Unida. La unidad de acción no supone ningún desmarque del PSC respecto al PSOE, según subrayó ayer su primer secretario y ministro de Industria, José Montilla, sino un "reparto de papeles" entre los grupos que apoyan al Gobierno, por lo que nadie plantea la posibilidad de echar un pulso al Ejecutivo de Zapatero.

Montilla citó ayer entre los objetivos del PSC lograr un "incremento sostenido" de la inversión del Estado en Cataluña. Y recalcó que los socialistas catalanes aceptan que el aumento de recursos se plantee en el horizonte plurianual y no todo de golpe en los presupuestos para 2005. En cualquier caso, el primer secretario del PSC insistió en que el partido "estará presente en la negociación de los presupuestos" de forma "concertada": con el PSOE, con el Gobierno central, con sus socios del tripartito y con el Gobierno catalán.

Relación con el PIB

En conversación con este diario, Castells fue mucho más concreto en las demandas de la Generatlitat: reclama al Gobierno central que asuma el déficit acumulado de la sanidad catalana, que calcula entre 600 y 1.000 millones de euros, y un incremento de la inversión en infraestructuras para Cataluña de al menos seis puntos porcentuales respecto a la media de los últimos años.

La Generalitat pide que la inversión en infraestructuras del Estado tenga relación con lo que Cataluña aporta al Producto Interior Bruto (PIB) español. De aplicarse esta regla, pasaría del 12% actual -según cálculos de la Generalitat- al 18,5%. Tomando como hipótesis el presupuesto presentado en el Congreso para 2004, este principio supondría un incremento de 525 millones de euros en inversiones en infraestructuras para Cataluña.

Fuentes de la Generalitat aseguran que la reclamación de inversiones planteada no altera el principio de los socialistas de "pagar por renta y recibir por población [Cataluña tiene en torno al 16% de la española]" porque afecta exclusivamente a infraestructuras, uno de los elementos claves para la competitividad. Castells niega también que la petición suponga un privilegio: "A toda España le interesa que uno de sus principales motores económicos pueda funcionar a pleno rendimiento y no con las limitaciones actuales".

Convergència i Unió (CiU) mostró ayer su predisposición a sumarse al frente común de la izquierda catalana, aunque "no a cualquier precio", informa Ruth Coso. "Ellos van a tener que hacer renuncias para que el PSOE pueda seguir gobernando; nosotros no vamos a renunciar a nada", aseguró el secretario general adjunto de CiU, Pere Macias.

Hacienda considera que aún "es muy pronto para hablar de cosas tan concretas" sobre Presupuestos. Una portavoz de este departamento asegura que, de momento, el proyecto está sometido a discusión interna entre los propios ministros, un proceso en el que el responsable de Economía, Pedro Solbes, tendrá que intentar casar las demandas de todos los departamentos, informa Lucía Abellán. El ministerio descarta pronunciarse sobre si aumentar del 12% al 18% la inversión en Cataluña es un reto asumible. Respecto al déficit sanitario, Economía responde rotundamente: "El Presupuesto no es el lugar para introducir este debate". Solbes es partidario de abrir esa discusión (financiación sanitaria y, en general, financiación autonómica), pero en un proceso separado, "posiblemente paralelo" al de los Presupuestos. Economía cree aventurado esperar medidas concretas respecto a la cuestión sanitaria de las cuentas públicas para 2005.

A la espera de cifras más concretas, Economía señala las infraestructuras, la vivienda y la investigación y el desarrollo como prioridades presupuestarias para el próximo ejercicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004