Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DEL 11-M | La comisión parlamentaria

El PSOE acusa al anterior Gobierno de mentir en sus informaciones

El portavoz socialista niega que su partido convocara las manifestaciones el día 13

"La realidad es la que es: ustedes mintieron y por eso están en la oposición. Cuanto antes se den cuenta, mejor para todos; para ustedes y para esta Cámara". Así se despidió ayer de la comisión de investigación del 11-M Alfredo Pérez Rubalcaba, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, a quien el PP considera el cerebro de la estrategia de comunicación del PSOE durante los días de marzo tras los atentados y hasta las elecciones. Rubalcaba contraatacó: "La actuación de mi partido en los días posteriores al atentado del 11-M ya ha sido sancionada por los ciudadanos, que votaron masivamente el día 14 de marzo".

En las protestas "habría militantes del PSOE, como unos ciudadanos indignados más"

"Acebes no les dice a los españoles algunas cosas que se encontraron en la furgoneta"

Si el pasado miércoles fue un día de felicidad parlamentaria para el PP, según expresaron sus diputados tras la comparecencia del ex ministro del Interior Ángel Acebes, ayer lo fue para el PSOE.

El protagonista de la sesión de ayer fue el portavoz parlamentario socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y si el miércoles el PSOE dejó de usar la palabra mentira contra el anterior Gobierno, mientras el PP sí acusó a los socialistas de haberlo hecho, ayer la palabra mentira -"mentira de Gobierno" o "mentira de Estado"- volvió con renovados bríos para descalificar toda la actuación del Ejecutivo de José María Aznar en aquellos tres días de marzo.

Lo hizo de la mano de Alfredo Pérez Rubalcaba, quien defendió que aquel Gobierno "hizo un análisis político del atentado". Explicó cuál: "Si era ETA, podían ganar, y si era otro podían perder, porque los españoles imputarían, como así fue, el atentado a nuestra participación en la guerra de Irak". Por eso, según su interpretación, el anterior Ejecutivo "intentó convencer al mundo entero de que el atentado lo cometió ETA, y el problema fue que esa película tuvo un final distinto porque no fue ETA".

Con esa tesis, Pérez Rubalcaba dedicó las cuatro horas que duró su comparecencia a apuntalar con sus argumentos una frase que retumba en la memoria del PP desde la noche de la jornada de reflexión: "Merecemos un Gobierno que no nos mienta", proclamó entonces y defendió ayer.

El portavoz del Grupo socialista argumentó que esa "mentira" tomó la forma de ocultación de parte de la verdad a la opinión pública: "Todo aquello que no marcaba la línea de ETA siempre era minusvalorado". Rubalcaba afirmó que tal estrategia del Gobierno popular comenzó la misma tarde del día 11. "El señor Acebes no les dice a los españoles algunas cosas que se habían encontrado en la furgoneta". Puso los siguientes ejemplos: "No les dice que los detonadores no son los habitualmente utilizados por ETA, no les dice que las placas de la furgoneta no están dobladas, no les dice tampoco que había un cartucho de dinamita que ponía Goma 2, marca Eco con restos de dinamita".

Este último elemento, que los cartuchos de dinamita de la furgoneta de Alcalá dieran tantos detalles, llamó la atención al portavoz de CiU, Josep Maria Guinart. "Usted nos ha aportado una novedad absoluta y es que en el propio culote había unas letras que ponía Goma 2 Eco. Esto es nuevo para nosotros. Cuando compareció el jefe de los Tedax en ningún momento dijo que ponía Goma 2 Eco. Me gustaría saber de qué vía obtuvo usted esa información", preguntó.

Rubalcaba replicó: "Tiene usted razón. En aquel momento nosotros tuvimos una información que luego, por lo que usted me dice, yo no he seguido con tanto interés la comisión, no se ha revelado correcta, y es que había restos, que había algo que identificaba la Goma 2 en el culote y que había unos detonadores que no son los habituales en ETA". El diputado de CiU se dio por satisfecho con esta aclaración y nadie más se interesó por este extremo.

El PP, el único grupo que había pedido la comparecencia de Rubalcaba, inquirió insistentemente sobre el papel que éste pudo tener en las manifestaciones de la jornada de reflexión ante las sedes del partido de la gaviota. "Nosotros no convocamos esas manifestaciones. Las vimos con preocupación. No nos parecían oportunas", respondió el portavoz parlamentario socialista a la diputada popular Alicia Castro.

El portavoz parlamentario socialista añadió en su respuesta dos aclaraciones y un reto: "No las convocamos porque respetamos las leyes y porque no somos tontos, políticamente habría sido un error que no habríamos cometido nunca. Además, ¿cree usted que si las hubiera convocado el PSOE habría habido sólo 5.000 personas?".

Aún más, Rubalcaba acusó al líder del PP, Mariano Rajoy, de haber "aumentado la indignación ciudadana" con su comparecencia a las ocho de la tarde de la víspera electoral solicitando que concluyeran. Admitió que "habría militantes del PSOE, seguro, como unos ciudadanos más que estaban indignados por la actuación del Gobierno después de un atentado con 200 muertos".

Esa actuación se resume, según el portavoz socialista, en que "no había ningún indicio a favor de ETA sino sólo la voluntad política de sostenerla y no enmendarla para intentar llegar con esa tesis hasta el día 14". El problema, según su conclusión, fue "que la verdad se abrió paso y fue Al Qaeda o el terrorismo islámico y no ETA".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004