Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CONSECUENCIAS DEL 11-M | La comisión parlamentaria

La comisión del 11-M aplaza a septiembre la decisión sobre nuevas comparecencias

Los partidos se despiden con el propósito de elaborar unas conclusiones por consenso

Después de 11 sesiones durante tres semanas, desde el 6 de julio, los grupos parlamentarios cerraron ayer la comisión de investigación de la tragedia del 11 de marzo con aires de despedida. Para que no parezca un cierre definitivo se han emplazado para el 7 de septiembre. Ese día, cada grupo presentará un borrador con sus propias conclusiones. El objetivo es que la parte de éstas que implique propuestas de medidas que deben adoptarse para hacer frente a la amenaza del terrorismo islamista se acuerde por unanimidad. Y, en principio, sólo pedirán más comparecencias si ayudan a buscar el consenso.

El Grupo Popular rehuyó ayer aclarar si volverá a solicitar las comparecencias que le han sido rechazadas hasta ahora. Un aire de pacto envolvió así la despedida hasta septiembre de esta comisión.

"¿Qué vamos a hacer el 7 de septiembre? Quedan más de cinco semanas, ya se vera". Ésta fue la respuesta del portavoz del PP en esa comisión, Vicente Martínez-Pujalte, al ser preguntado reiteradamente sobre si definitivamente su grupo desistía de pedir más comparecencias. Tras la reunión de los comisionados tan solo comparecieron el presidente, Paulino Rivero, y Martínez-Pujalte.

Rivero anunció que los grupos, "por unanimidad", decidieron reunirse el 7 de septiembre, presentar unas consideraciones provisionales, y ponerlas en común para trabajar "con ánimo de consenso" en unas conclusiones que se elevarán al pleno del Congreso. "Si para las conclusiones algún grupo cree necesario pedir alguna comparecencia, entonces se someterá a votación", explicó.

Con buenas maneras

De las palabras de Rivero ya se desprendía que el ambiente era de despedida. El tono que imprimió el último compareciente, José Antonio Alonso, ministro del Interior, con llamadas al consenso de todos los grupos contra el terrorismo ya anticipaban que la comisión se cerraría de buenas maneras. Y así fue.

Los comisionados despidieron a Alonso a las cuatro y media de la tarde y se emplazaron para tres cuartos de hora después ya para decidir qué hacían a partir de ese momento. Todos fueron puntuales en volver a la comisión, menos el PSOE y el PP. Los grupos minoritarios no ocultaron su impresión de que algo estaban pactando los dos grandes. Desde luego los miembros del PP en la comisión se reunieron con su portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, y los del PSOE con el suyo, Alfredo Pérez Rubalcaba. Cuando llegaron a la comisión los diputados de los dos grupos mayoritarios, el presidente Rivero ya sabía, porque se lo habían comunicado telefónicamente, que aceptaban la propuesta de cerrar la comisión hasta septiembre y trabajar durante el verano en posibles conclusiones sin invocar ahora nada sobre posibles comparecientes. Sí se acordó que podrían seguir solicitando documentación, siempre en el ánimo de tomar medidas contra el terrorismo.

Tras la comparecencia de Rivero, el parlamentario del PP Martínez-Pujalte confesó: "Una cierta resignación sí tengo a que gane la mayoría, quizá porque estaba desacostumbrado. Nosotros hubiéramos querido que comparecieran directores de medios de comunicación, el secretario de Estado de Seguridad de entonces, Ignacio Astarloa, la persona relacionada con la compra-venta de explosivos..., pero se rechazó y ya veremos qué hacemos", dijo. "Ya sabíamos que con la comparecencia del ministro del Interior esto se cerraba".

¿Alguna conclusión anticipada?, se le preguntó. "Sí, que el Gobierno no mintió". También se le requirió sobre si su grupo mantenía que el PSOE había convocado manifestaciones delante de las sedes del PP el 13 de marzo, jornada de reflexión electoral. "Es una evidencia que hubo dirigentes socialistas de Málaga, de La Rioja, de Extremadura, en manifestaciones delante de las sedes del PP", enumeró pero sin acusar a la dirección del PSOE de establecer esa estrategia de movilización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004