Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE decreta la alerta tras detectarse dos casos de virus del Nilo en Portugal

La Unión Europea decretó el pasado día 21 de julio la alerta tras la aparición de dos casos de la fiebre del Virus del Nilo Occidental en sendos turistas irlandeses que contrajeron la enfermedad en el Algarve, en Portugal. Los dos casos, confirmados por el Departamento de Salud del Gobierno irlandés, son un hombre de 54 años y su esposa, de 51. Uno de los dos desarrolló un cuadro de encefalitis, una de las complicaciones de la enfermedad, mientras el segundo sufrió un cuadro leve de fiebre. Los dos habían pasado unos días en una reserva de aves en el Algarve.

El virus del Nilo Occidental habita en las aves migratorias y son los mosquitos los que transmiten la enfermedad a los hombres y a equinos. El virus no se transmite de persona a persona.

Manuel Oñorbe, director general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, informó ayer de que "se estima que uno de cada 150 contagiados desarrolla encefalitis, meningitis o infecciones similares, mientras que en la gran mayoría de los casos la enfermedad produce síntomas leves como fiebre, dolor de cabeza o erupciones cutáneas, o es asintomática". Muere entre un 1% y un 10% de los que desarrollan encefalitis (es decir, uno de cada 1.500 o 15.000 infectados). Un brote de la enfermedad, ocurrido en Nueva York en el verano de 1999, causó 67 casos de encefalitis y siete muertes.

Oñorbe explicó que en los últimos 10 años en Europa se han registrado casos esporádicos de la fiebre del Nilo Occidental en equinos y humanos en Francia, Italia, Rumania y Rusia. "En España, el Centro Nacional de Microbiología ha detectado la presencia del virus en aves migratorias en humedales de toda la cuenca mediterránea, Doñana y Galicia. Pero es importante señalar que el virus no ha sido detectado en los mosquitos, paso imprescindible para que llegue al ser humano", explicó Oñorbe.

Enfermedad benigna

El director general de Salud Pública añadió que "aunque el Ministerio no tenga registrado ningún caso en humanos en España, tampoco es descartable que los haya habido, ya que es una enfermedad benigna en la mayoría de los casos y sus síntomas pueden confundirse fácilmente".

Francisco George, subdirector general de Salud del Ministerio de Sanidad portugués, confirmó ayer que "el contagio se ha producido en un estuario del Algarve, donde los dos turistas pasaron unos días entre el 26 de junio y el 10 de julio". "Es una reserva de aves. Estamos tomando todas las medidas, junto al departamento de Veterinaria, y tenemos que decir que la situación está bajo control y no supone ningún riesgo importante para la población", añadió.

George y Oñate señalaron que la mejor forma de protección es el uso de repelentes para mosquitos por las personas que residan o visiten zonas de humedales habitadas por aves migratorias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2004