Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argel anuncia que no acepta consejos de "países amigos" sobre el Sáhara

El Polisario ve la política española sobre el Magreb sumisa a Francia

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cosechó ayer la primera censura internacional de peso de sus ideas sobre una posible solución al conflicto del Sáhara Occidental. El Gobierno argelino publicó un comunicado en el que, tras recordar "las declaraciones de algunas personalidades extranjeras" sobre ése contencioso, afirma que no aceptará "consejos de países amigos".

Aunque el texto no cita a esas personalidades, la prensa argelina interpreta unánimemente que alude a Rodríguez Zapatero, que visitó Argel el pasado día 14, y al ministro francés de Asuntos Exteriores, Michel Barnier, que le precedió 24 horas antes en esa capital.

El presidente español dejó caer hace una semana que se podía buscar una solución al conflicto a través de la ONU pero al margen del plan de James Baker -hasta el pasado junio emisario del secretario general de Naciones Unidas- cuya validez confirmó en abril, por unanimidad, el Consejo de Seguridad. Barnier pidió, por su parte, a Argel que diese "un nuevo impulso" a su diálogo con Rabat sobre la antigua colonia española.

El comunicado de Argel recuerda que la cuestión del Sáhara es la de una "descolonización a llevar a cabo sobre la base del derecho inalienable de los pueblos a disponer de sí mismos a través de la puesta en práctica escrupulosa y diligente del Plan Baker", que prevé un referéndum de autodeterminación con un censo en teoría favorable a Marruecos. A aquellos que le piden que dialogue con Rabat, les responde que "la paz se logrará con las autoridades dirigentes del Polisario".

El movimiento independentista saharaui se ha alegrado de la reacción argelina. Sus críticas al Gobierno español han sido, tras la visita de Rodríguez Zapatero, más explícitas que las del Ejecutivo argelino. Mohamed Sidati, encargado de las relaciones con Europa, sostiene que la política exterior española en el Magreb "está sometida a la de Francia", el principal valedor de Marruecos.

"Dirigida por Zapatero", explica Sidati en unas declaraciones difundidas el pasado martes por la agencia de prensa saharaui, "hay una minoría que actúa por cuenta de Marruecos y padece el impacto de la política francesa en la región". El principal defensor de las tesis marroquíes en el PSOE es, según Sidati, el ex presidente Felipe González. Hace algo más de un año, el PSOE pidió al Polisario que "diese una oportunidad" a la nueva versión del Plan Baker que, junto con Argelia, acabó aceptando en julio pasado mientras Marruecos lo rechazaba y el Consejo de Seguridad le brindaba su respaldo. Tras su toma de posesión, Rodríguez Zapatero manifestó, en abril, su total apoyo a Baker y a su plan, pero en Argel explicó que había otros caminos para llegar a un arreglo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2004