Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caruana pide que se "suavicen" los incentivos fiscales a la compra de vivienda

El gobernador del Banco de España cree que el PIB crecerá "unas décimas por debajo del 3%"

Jaime Caruana, gobernador del Banco de España, abogó ayer por que se suavicen los incentivos fiscales a la compra de la vivienda porque "podría ser positivo para aliviar las tensiones en este mercado". Caruana, que compareció ayer en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados, se alineó así con las tesis del Gobierno, que ya ha sugerido la posibilidad de retocar las ventajas fiscales. Por otro lado, anunció que el PIB podría crecer "unas décimas por debajo del 3%" y pidió disciplina presupuestaria a las comunidades autónomas.

En la primera comparecencia en el Congreso de esta legislatura, el gobernador del Banco de España abordó la cuestión de la vivienda como una de las más candentes del momento. Pese a que PP y PSOE intentaron demostrar que el Banco de España alababa o criticaba la validez del modelo económico del anterior Ejecutivo, Jaime Caruana no entró en la discusión.

Fue en el turno de preguntas cuando el gobernador se salió ligeramente del guión que ya ha adelantando en otros foros y sostuvo la necesidad de flexibilizar los incentivos fiscales, como una de las fórmulas para frenar el fuerte aumento de la vivienda.

En una respuesta a Josep Lluís Sánchez i Llibre, de CiU, que preguntó por su opinión sobre la conveniencia de las ventajas fiscales a la vivienda, Caruana explicó que "a medio plazo los incentivos fiscales" pueden resultar "atractivos", por lo que abogó por "suavizarlos porque puede ser positivo para aliviar las tensiones en este mercado". Actualmente, se puede desgravar 9.000 euros por contribuyente y 18.000 euros como unidad familiar.

Recientemente, Miguel Sebastián, director de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno, criticó al PP por no acabar con esta deducción fiscal en la última reforma fiscal. Pedro Solbes, ministro de Economía, admitió que las deducciones fiscales "también influyen" en el precio de los pisos, por lo que las declaraciones de Caruana están en línea con estas manifestaciones del Gobierno.

Sin embargo, el gobernador del Banco de España apuntó que adoptar esta medida puede tener "efectos no deseados" en aquellos ciudadanos que ya han adquirido una vivienda. "La preferencia de los ciudadanos por la compra de vivienda hay que respetarla, pero desde un punto de vista económico la presión actual sobre la demanda podría verse disminuida a base de moderar este tipo de ayudas", reiteró Caruana.

Para Caruana, el problema de los precios de la vivienda no es demanda, sino de oferta. Por ello, además de apostar por reducir la presión sobre la demanda, abogó por introducir algunas reformas en el mercado de la vivienda, como una regulación "menos restrictiva" de la oferta del suelo y una flexibilización de los trámites para disponer de suelo edificable, así como una promoción del mercado del alquiler.

En el caso concreto de las familias, aseguró que el incremento de su endeudamiento está estrechamente ligado al "notable" aumento que han experimentado los precios de la vivienda en los últimos años, un sector que, según Caruana, ha alcanzado "una cierta sobrevaloración" que es necesario absorber mediante una "pronta" moderación de las alzas que se siguen registrando para evitar correcciones futuras que pueden afectar a la capacidad de gasto de los hogares. En este sentido, advirtió, en el turno de respuestas, que "aunque no hay burbuja inmobiliaria, si no se ataja el crecimiento de precios, las posibilidades de un cambio brusco aumentan".

El máximo responsable del organismo supervisor también afirmó que el crecimiento del PIB español se mantendrá "próximo al 3% en 2004 y 2005, quizá unas décimas por debajo el de este año". La previsión del Gobierno es que el PIB alcance el 3%, por lo que podría ser una pequeña rebaja sobre la cifra oficial. Caruana supeditó este cálculo a que el petróleo y la inflación "no afecten de forma grave al ritmo de crecimiento económico".

Transparencia

Sobre la política presupuestaria, lanzó un mensaje a los gobiernos autonómicos, por su creciente peso en el gasto público, para que apuesten por la "transparencia" de su actuación y para que realicen un seguimiento "individual y conjunto" de las reglas de disciplina presupuestaria vigentes, que deben adquirir "una importancia extraordinaria", en referencia al último acuerdo que autorizó cerrar con déficit a Cataluña y Galicia en 2005 y 2006. Recomendó al Gobierno que "cambie la estructura del gasto" para incidir más en infraestructura e infoestructuras, "pero sin entrar en déficit". De hecho, uno de los retos que, a su juicio, deberán hacer frente las finanzas españolas, "derivados del envejecimiento de la población", es la generación de excedentes en las cuentas públicas" y la "aportación sistemática de recursos al fondo de reserva de las pensiones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de julio de 2004