Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Informe en Washington

Mohamed Atta discutió la fecha y los objetivos del 11-S en Tarragona

La comisión independiente norteamericana que ha investigado el 11-S dedica un apartado a cuándo y cómo se eligieron la fecha del ataque terrorista y los objetivos. Y en el mismo se hacen varias referencias a la cumbre que celebraron en Tarragona, en julio de 2001, el egipcio Mohamed Atta, jefe de los pilotos suicidas, y el yemení Ramzi Binalshibh, coordinador de los atentados.

El informe señala que en aquella reunión, desarrollada entre el 8 y el 16 de julio, Atta comunicó a Binalshibh que necesitaba "cinco o seis semanas" para elegir la fecha del ataque terrorista. Es decir, que entonces los autores del ataque contra las Torres Gemelas y el Pentágono ignoraban todavía el día en que perpetrarían su plan. La conclusión de la comisión añade que a mediados de agosto, en "una llamada telefónica a Binalshibh, Atta transmitió la fecha del atentado, la cual Binalshibh diligentemente pasó a su cadena de mando mediante un mensaje personal enviado a Afganistán por su colaborador en Hamburgo, Zakarias Essabar".

Ese mes de julio, Essabar remitió desde Hamburgo 300 marcos alemanes a Khaled Madani, un argelino que residía en Torrevieja (Alicante) como pago de un visado Schengen para el pasaporte que utilizó Binalshibh para salir de Europa desde Madrid en dirección a Kabul días antes del 11-S. Madani está en prisión por esta presunta falsificación.

El informe, basado en buena parte en las declaraciones de Binalshibh y del kuwaití Khalid Sheikh Mohammed, ambos detenidos, señala que Bin Laden prefería atacar la Casa Blanca antes que el Capitolio, una preferencia que Binalshibh trasmitió a Atta durante su encuentro en España. También le comunicó que él, Shehhi y Jarrah habían introducido cúteres en varios vuelos y que determinaron que el mejor momento para asaltar la cabina sería 15 minutos después del despegue. El jefe del comando reveló también que, en caso de que no alcanzase el objetivo, estrellaría su avión en las calles de Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de junio de 2004