Sindicatos y empresarios exigen que los centros comerciales abran sólo ocho domingos al año

CC OO y UGT exigen a Aguirre un "gran acuerdo de legislatura" sobre el comercio

La propuesta del Ministerio de Industria de regular la apertura comercial en domingos, fijándola en un mínimo de ocho al año, amenaza con reabrir la guerra de los horarios comerciales en Madrid. El Gobierno regional autorizó el pasado diciembre que los establecimientos de la región pueden abrir un máximo de 21 domingos a lo largo de 2004. Ayer, los sindicatos CC OO y UGT y representantes de cuatro asociaciones comerciales (Copyme Cocem y Fecoesur y Acoeg) pidieron a Esperanza Aguirre que autorice la apertura de un máximo de ocho domingos al año.

Madrid es la comunidad autónoma con mayor número de festivos en que pueden abrir sus puertas las grandes superficies comerciales: 21 días en todo el año (ver cuadro adjunto). El calendario autoriza la apertura de todos los primeros domingos de cada mes y amplía el abanico en meses de mayor consumo, como diciembre, o en los que puede haber una razón específica. Ése es el caso de agosto, en el que está autorizado que los comercios abran tres de los cinco domingos que tiene ese mes para que los establecimientos puedan atender la hipotética demanda que genera el turismo.

Ese calendario ha sido criticado desde las asociaciones de pequeños y medianos comercios, por cuanto entienden que es una medida que favorece a grandes almacenes y centros comerciales. Aunque hay que aclarar que las restricciones no afectan en ningún caso a las tiendas pequeñas (como los tradicionales ultramarinos) y establecimientos que tengan menos de 300 metros cuadrados. Este tipo de locales pueden abrir los 365 días del año, como explicó ayer mismo Javier López, secretario general de CC OO.

Tanto López como José Ricardo Martínez, secretario general de UGT, se han manifestado a favor de que la propuesta del Ministerio de Industria de autorizar la apertura un "mínimo" de ocho domingos al año debe ser el punto de inflexión a partir del cual el Gobierno regional debe abrir un debate con los interlocutores sociales. Y el debate lo abrieron ayer, en una rueda de prensa conjunta, los representantes de cuatro asociaciones empresariales (Salvador Bellido, presidente de Copyme; Florencia Delgado, presidente de Cocem; Julio Vallejo, presidente de Fecoesur, y Pedro Ávila, de Acoeg), junto a los responsables en CC OO y UGT de las federaciones de comercio, Antonio Ruda y Rafael Bris, respectivamente. Todos ellos pidieron al Gobierno regional que "rectifique los horarios de apertura" y facilite un debate que sitúe a Madrid en las necesidades que realmente tiene.

Trampa en la ley

A la hora de definir esas necesidades, tanto los empresarios como los sindicatos se manifestaron a favor de que el Gobierno regional adopte las medidas para que la ley de "mínimos" planteada por el ministerio sea el número "máximo" de domingos que se pueda abrir.

"La ley se presenta con una trampa: marca un mínimo de domingos. A partir de ahí, las comunidades, al aplicar la ley, pueden ampliar el número de domingos. Nosotros reclamamos que en Madrid, como ocurre en Cataluña y Andalucía, esos mínimo automáticamente se convierta en el máximo de domingos que se puede abrir", afirmó Salvador Bellido. "Que no se nos trate de plañideros a los pequeños empresarios, que salgan las cifras económicas y se verá la realidad del comercio. Exigimos igualdad frente a los monopolios de las grandes empresas", enfatizó el presidente de Copyme.

Con respecto a la generación de empleo, Antonio Ruda señaló que "abrir 21 domingos no ha generado más empleo. Los trabajadores que contratan las grandes superficies para esas jornadas es empleo precario, de sábado-dominguera". "En Madrid nunca se han hecho las cosas por consenso. Hay que ir a un gran acuerdo de legislatura en el que participen el máximo de organizaciones del sector. Si no hay debate, habrá guerra..., y siempre que hay guerra, hay muertos", avisó, por su parte, Rafael Bris.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS