Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Colombia abre juego

55 empresas españolas acuden a Cartagena de Indias en busca de proveedore

La escena es similar a una gran partida de cartas. Sólo que el casino está en Cartagena de Indias (Colombia), y a un lado de la mesa se sientan 614 empresas colombianas que quieren vender sus productos o servicios y, al otro, 287 firmas europeas interesadas en comprar. La primera macro-rueda Colombia-Europa empieza el domingo, y en ella participan 56 firmas españolas. Es un ejemplo más del interés de Colombia por aumentar la inversión extranjera. Una semana antes de que su presidente, Álvaro Uribe, llegue a Madrid, España comprometió 270 millones de euros de ayuda financiera.

En las rondas comerciales celebradas el año pasado en el país americano, se cerraron acuerdos por valor de 3,5 millones de dólares

Inditex y el Grupo Vips son algunas de las empresas españolas que han decidido probar suerte en esta gran partida comercial. Indra también. Dos de los altos directivos de esta última compañía viajarán esta semana a Cartagena de Indias (Colombia) para conocer a posibles subcontratistas de servicios informáticos. En lugar de ir a ciegas, a ver qué encuentran, lo harán con una agenda cerrada de citas con firmas colombianas que, por su perfil, se ajustan a las necesidades de Indra.

Ésa es la principal diferencia entre lo que Proexport -el organismo comercial colombiano- llama macro-ruedas de negocios y otras ferias comerciales. Las empresas extranjeras participantes en la primera de estas rondas que se hace con Europa, invitadas por el Gobierno colombiano, han podido seleccionar a posibles proveedores de entre 614 firmas exportadoras -599 colombianas y 15 ecuatorianas-.

Gracias a un programa informático, vendedores y compradores pueden escudriñar en Internet sus perfiles -datos, actividad, tipo de negocio, idioma- y cerrar con antelación una cita que se celebrará en el día y medio que dura el encuentro (entre el 23 y el 25 de mayo). "De esta forma se cruza perfectamente la oferta con la demanda", asegura Antonio Santamaría, director de Internacional de Indra, quien opina que la idea es "una fórmula original", al menos en el mercado de servicios informáticos. La meta es hacer negocios de una forma "mucho más rápida" que en otras ferias, explica Ricardo Lozano, agregado comercial de la Embajada colombiana en Madrid: "Nos interesa que el empresario español conozca la oferta colombiana y los ahorros de los que pueden beneficiarse", asegura.

En la tarde del viernes habían confirmado su asistencia a esta cita 287 firmas de 19 países europeos, aunque las cifras cambian cada día. La mayoría son de la Unión Europea (UE), pero también habrá representantes de Rusia, Suiza, Croacia, Noruega, Rumania y Turquía. Entre los participantes hay 55 organizaciones españolas, del sector

agroindustrial y de textil y calzado, sobre todo. Además de grandes grupos como Inditex, Indra o El Corte Inglés (con su marca de ordenadores Investrónica), también de pequeñas y medianas empresas de mariscos, flores, informática o plásticos.

Buscan proveedores de materia prima, empresas a las que subcontratar servicios o incluso fabricantes y representantes comerciales. Para Indra, que coordinó el sistema de recuento de las últimas elecciones colombianas, gestiona el control del tráfico aéreo de Bogotá y Medellín, y es uno de los dos finalistas en el concurso para informatizar la seguridad social del país americano, el objetivo es contactar con posibles subcontratistas. "No podemos desplazar 50 ingenieros cada vez que tenemos un proyecto allí", resume Santamaría.

Los expertos colombianos creen que el mayor potencial para las relaciones entre empresas colombianas y españolas se da en los sectores de frutas y hortalizas, alimentos procesados y mariscos, materiales de construcción y muebles, calzado y textil, joyería e impresión de libros.

Las ventas a España aumentaron el año pasado un 20%, según Proexport, pero siguen siendo bajas si se comparan con las de otros países. "Son muy pobres", reconoce Lozano, quien calcula que Colombia vende a España productos y servicios por valor de "entre 195 y 198 millones de dólares" y compra "alrededor de 300 millones de dólares".

Además de esta oferta, hay otros ganchos, según el Gobierno colombiano, como son los aranceles sobre los productos colombianos que se exportan a Estados Unidos, un 15% más bajos que los de los españoles. Tampoco están gravados los que viajan con destino a la Unión Europea. Los costes laborales también son más bajos que en Europa.

Colombia no aparece entre los 20 principales países exportadores o importadores a España y, según el cálculo hecho esta semana por el secretario de Estado de Turismo y Economía español, Pedro Mejía, la inversión española acumulada en los últimos 10 años sumó 3.000 millones de euros. Las principales exportaciones desde el país americano son el petróleo, carbón, ferroníquel y café, según la consultora colombiana Ramírez y Orozco.

A toque de campana

El objetivo de las ruedas es fomentar las exportaciones. El método de hacer negocios en estas citas es el siguiente: reunidos en un gran salón dividido en cuatro áreas -agroindustria, textil, servicios y manufacturas-, cada una de esas manos bilaterales dura 45 minutos. Transcurrido ese tiempo, una campana avisa de que el representante colombiano debe cambiar de mesa.

Indra no tiene previsto cerrar ningún acuerdo en la ronda. A pesar de ello, en los encuentros celebrados el año pasado se cerraron negocios por un valor de 3,5 millones de dólares, asegura Proexport. A medio plazo, las relaciones comerciales nacidas de estos encuentros pueden alcanzar los 72,1 millones de dólares si se cumplen las previsiones del Gobierno colombiano.

Este año, además del encuentro europeo, están previstas otras tres ruedas con Venezuela, México, Centroamérica , el Caribe, Canadá y Estados Unidos.

La cita de Cartagena es sólo un ejemplo del esfuerzo que el Gobierno de Álvaro Uribe está haciendo para aumentar la inversión extranjera y las relaciones comerciales con España. Una semana antes de que Uribe viajara a Madrid con motivo de la boda del príncipe Felipe, cita que aprovechará para reunirse con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el Gobierno español comprometió una ayuda de 270 millones de euros en créditos blandos para invertir en Colombia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2004