Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
57º FESTIVAL DE CANNES

Un gato con acento latino

Pocas películas podrán juntar tantas estrellas y tan caras en su cartel como las que ha reunido este Shrek 2. La perfección de los dibujos, el poder corrosivo de la historia y un guión trepidante... Todo influye en el muy probable éxito de la segunda parte de esta mina de oro presentada hace tres años en Cannes y que ganó más de 260 millones de dólares con un presupuesto de apenas 60.

Quizá por eso se dice que los tres protagonistas humanos, el cómico canadiense Mike Myers, Eddie Murphy y Cameron Díaz, han ganado unos diez millones de dólares por trabajar en la nueva entrega. Y, como dijeron Myers y Cameron Díaz, con grandes ventajas respecto a las películas de señores: "No hay que maquillarse, ni esperar, ni fijarse en las marcas del suelo". Murphy, divertido pero parco, sólo apuntó que resulta "un poco chocante" oír su voz, mirar a la pantalla y darse cuenta de que él es el asno.

Quizá las cifras sean exageradas, pero desde luego aquí estaban ayer los tres, y eso que no pueden optar (salvo que Tarantino y sus chicos decidan lo contrario) a ser premiados por las mejores interpretaciones. ¿Y soñar con la Palma de Oro? Según uno de los tres directores, el neozelandés Andrew Adamson, "haber sido invitados a la competición hace tres años con el original y ahora con la secuela es ya una victoria histórica". También comparecieron en una sala de prensa atestada de robafotos y cazaautógrafos Julie Andrews, Antonio Banderas (que da acento latino al nuevo y genial personaje, el Gato con Botas, y se canta Livin la vida loca a dúo con Murphy); Rupert Everett y Jennifer Saunders. Banderas fue, claro, el más locuaz de todos. Hablando en inglés, dijo que había sido un gran honor y un privilegio haber hecho este trabajo e interpretar al Gato con Botas, y se puso humilde para añadir que fue un alivio grabar su voz sólo: "Si hubiera tenido que grabarla con estos grandísimos actores de comedia me habría intimidado". El actor malagueño afirmó también que el gato no se parece mucho a él en el carácter, pero que sí tiene cosas de "la parte épica" de su carrera: "Le puse cosas de El Zorro yy Desperado, pero lo más bonito del personaje es el contraste entre lo que él es y lo que piensa que es".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de mayo de 2004