Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doce palestinos mueren en una represalia del Ejército israelí en Gaza

Entregados los cadáveres de seis soldados

Doce palestinos han muerto en apenas 24 horas al sur de Gaza, en el campo de refugiados de Rafah, durante una operación del Ejército israelí, en represalia por la muerte en la zona de un total de 11 soldados. Mientras se producía esta ofensiva, las tropas se retiraban del barrio de Zeituni, en Gaza capital, después de que las milicias palestinas les hicieran llegar los restos de los seis soldados muertos que habían sido secuestrados por los radicales.

La mayor parte de los palestinos muertos ayer en el campo de refugiados de Rafah, fueron abatidos por algunos de los ocho misiles, lanzados en dos incursiones áreas de los helicópteros de combate israelíes del tipo Apache. El ataque tenía como objetivo proteger la misión de alrededor de 200 soldados, que se afanaban en localizar los restos de cinco militares, cuyos cuerpos quedaron descuartizados, al saltar por los aires el vehículo blindado en el que viajaban.

La búsqueda de los restos de estos cinco militares, un capitán y cuatro sargentos, se realiza a un lado y otro de la línea fronteriza que separa Egipto de la franja de Gaza, a lo largo del llamado Corredor de Filadelfia, mientras el campo de refugiados de Rafah se ve sometido a uno de los castigos más fuertes y sangrientos impuesto por el Ejército israelí en los tres años y medio transcurridos desde el comienzo de la Intifada. En esta operación de castigo participan 35 blindados, tres helicópteros Apache y un navío de guerra, que patrulla constantemente a lo largo de la costa de la franja de Gaza.

Según los primeros balances, en el campo de refugiados de Rafah han sido ya destruidas más de un centenar de casas, un total de 1.125 personas se han quedado sin vivienda y se han dinamitado las conducciones tanto de agua como de electricidad, según anunciaban ayer responsables de la UNRWA, la agencia de Naciones Unidas que se encarga de los refugiados palestinos.

El saldo del castigo israelí impuesto al barrio de Zeituni, al sureste de Gaza capital, que ha permanecido durante tres días asediada por las tropas, es también impresionante. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos palestinas aseguran que en este enclave han quedado destruidas 100 tiendas y talleres, derribadas totalmente seis casas y dañadas otras 17 viviendas. Asimismo los primeros balances recogen la destrucción de 67 vehículos. Más de 100 familias se han quedado sin hogar. Los muertos en esta zona se elevan a 15 y el de heridos a más de 200, entre los que se incluyen 35 niños.

El presidente palestino, Yasir Arafat, por su parte, lanzaba ayer desde la Mukata un llamamiento a la comunidad internacional para que presione a Israel y la obligue a poner fin a la escalada contra Gaza. En medio de este panorama desolador, un sector de la sociedad israelí, conmovida por la muerte de 11 soldados, empieza a preguntarse en voz alta "¿qué hace nuestro Ejército en la franja de Gaza?". Estos sectores sociales y culturales plantean de forma abierta la necesidad de un repliegue de las tropas israelíes y la descolonización y abandono de los 21 asentamientos, en los que viven alrededor de unos 7.500 colonos.

Acusaciones contra el Likud

Ayer, coincidiendo con la muerte de los últimos cinco soldados en Rafah, el padre de una de las víctimas, el actor Slomo Vishinskhi, responsabilizaba al partido nacionalista Likud, que dirige el primer ministro israelí, Ariel Sharon, de la muerte de su hijo. Por esta razón quiso que el funeral por la muerte de su hijo comenzara en la sede del partido nacionalista, recordándoles así que días atrás esta organización votó contra el repliegue de las tropas de Gaza en un referéndum interno.

No muy lejos de allí, en la plaza Rabin, de Tel Aviv, un grupo de familiares de las víctimas israelíes en la Intifada han empezado una huelga de hambre. Se trata de uno de los gritos de reivindicación de los sectores pacifistas que piden la salida inmediata de Gaza.

Desde este punto tiene previsto partir el próximo sábado por la noche una manifestación, que se espera que sea multitudinaria, a favor de la retirada y de la descolonización de la franja de Gaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2004