Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercabarna empezará a sacrificar bovino por el rito islámico 'halal'

"Los tiempos están cambiado", cantaba Bob Dylan. Mercabarna lo sabe bien. El mayor matadero de ganado bovino de Cataluña ha tomado una decisión que marca el ritmo de los nuevos tiempos: empezar a sacrificar animales siguiendo el rito islámico halal, palabra que significa "autorizado o saludable" en lengua árabe.

Por motivos religiosos, los consumidores musulmanes exigen este sistema de sacrificio de animales para comer carne. Y los responsables del matadero, que venden a mayoristas, quieren satisfacer la creciente demanda de sus clientes. "Hemos decidido empezar a sacrificar unas 200 cabezas de bovino a la semana, además de las 1.700 que se matan por el sistema tradicional", afirma el director del matadero, Víctor Trigueros. "La decisión está tomada y sólo nos falta que las autoridades nos den los permisos", agrega.

El sistema de sacrificio por el método halal consiste en introducir al animal totalmente inmovilizado, mirando hacia La Meca, boca abajo en la máquina y degollarlo. "En el sacrificio deben estar presentes imames o personas que tengan la confianza del consumidor islámico", añade el director del matadero.

Aturdir al animal

Lo que está en discusión dentro de este rito es la necesidad de aturdir al animal antes del sacrificio. Algunos consumidores son partidarios de no aturdirlo, contrariamente a lo que prevé hacer Mercabarna. Isabel Romero, directora del Instituto Halal, organismo que garantiza el sacrificio por el rito islámico, afirma: "No nos oponemos a que se aturda al animal porque así sufre menos, se reduce el estrés y la carne tiene menos adrenalina".

En Cataluña, la Asociación de Mataderos de Ave y Conejo, que agrupa a casi 50 mataderos, ya hace sacrificios por el rito islámico aturdiendo a los animales, afirma su secretario, Salvador Aragall. Y el matadero Friusa de Girona informa de que está sacrificando ganado por el ritmo islámico sin aturdir al animal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2004