Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maradona ingresa de nuevo en el hospital

La ambulancia se desplazó por la fría madrugada y las calles desiertas del gran Buenos Aires en dirección a la Capital Federal, cincuenta kilómetros al este. Maradona iba en la camilla, estaba consciente, tenía la presión muy alta y llevaba colocada una mascarilla para recibir oxígeno. A las seis y media de la mañana ingresó en una habitación de la misma sala de cuidados intensivos de la clínica suizo-argentina que había abandonado, bajo su responsabilidad, el pasado jueves tras 12 días de tratamiento desde que sufrió una miocardiopatía y una neumonía el 18 de abril. Poco después del mediodía, en el primer parte, los médicos atribuyeron su recaída a "una trasgresión alimentaria".

El doctor Alfredo Cahe, que le acompañaba en el momento del ingreso, dijo que sólo se trataba de una "internación de rutina" de "dos o tres días" para saber si estaba en condiciones de viajar de regreso a Cuba, donde Maradona reside habitualmente desde que inició un tratamiento de recuperación de su adicción a las drogas luego de la grave crisis cardiaca que sufrió en el balneario uruguayo de Punta del Este a comienzos de 2000. Pero Maradona ya había suspendido el martes su viaje, previsto en principio para hoy.

El martes Maradona recibió a la plantilla de voleibol del club Bolívar que patrocina su amigo Marcelo Tinelli, un presentador de la televisión argentina recordado en España como accionista que fue del Bajadoz. Los jugadores, campeones el pasado domingo, dicen que "Diego estaba bien", aunque "un poco agitado", habló y respondió a preguntas durante una hora mientras tomaban "mate" y "comían facturas" (masas dulces).

Maradona se descompuso más tarde, antes de la medianoche. Según los testigos, la ambulancia entró por primera vez a la quinta del empresario Mastellone, donde Maradona se aloja desde que regresó a Buenos Aires a fines de marzo, hacia las dos de la madrugada. El ex jugador se veía ya muy afectado, pero se negaba a que le trasladaran y la ambulancia se marchó. A las cuatro de la mañana el doctor Cahe decidió llamar nuevamente al servicio de emergencia y logró que Maradona aceptara ser ingresado otra vez en la sala de cuidados intensivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004