Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Me llamaban gánster de la pluma"

Juan Goytisolo habló ayer sobre la poesía que recorre su obra. "El que lea mi prosa sabe que es muy distinta de la prosa tan zafia que se estila. Makbara, Las virtudes del pájaro solitario y Telón de boca son libros que se pueden leer en voz alta. Mis obras son bastante híbridas en la medida en que recogen la poesía, el ensayo y la novela, lo que explica las dificultades de algunos críticos para entenderlas", afirmó Goytisolo.

El autor de Reivindicación del conde don Julián arremetió contra los errores de la crítica, algo que, a su juicio, tiene una larga tradición literaria. "Todos están de acuerdo en que la mejor novela del siglo XIX es La Regenta", dijo el escritor. Sin embargo, añadió, la recepción crítica fue muy agresiva contra la obra de Clarín. "Un crítico dijo: '¿Padece usted de insomnio? Compre La Regenta'. Después de esto, lo que pueda decir el gremio crítico me trae sin cuidado", recordó Goytisolo, que añadió otros ejemplos de desprecio de los críticos a las obras de Flaubert y Proust. "Lo que se escribió de mí en la época de Franco ya me blindó. Me llamaban gánster de la pluma", comentó el escritor.

El novelista barcelonés tuvo asimismo palabras para la guerra de Irak. Goytisolo recordó un artículo escrito "el día de la entrada de los norteamericanos en Bagdad". "Decía entonces que la guerra iba a empezar ahí, que Irak no era Alemania o Japón, que [los estadounidenses] se iban a meter en un cenagal", agregó el novelista.

Goytisolo señaló que "ese mensaje guerrero y violento del Corán" se encuentra también en la Biblia. "Hay una violencia virtual en las tres religiones del libro", afirmó, antes de explicar que el problema radica en "analizar por qué" estalla la violencia. "Leo verdaderas majaderías de gente que no sabe nada y que se pone a hablar de teología islámica", aseveró Goytisolo, que hizo votos por "dejar a Dios en paz". "Hay que ver por qué se producen las cosas", puntualizó.

"El apoyo incondicional de Bush a Sharon, la política de humillación al pueblo palestino y lo que ocurre en Irak se ven en las televisiones árabes. ¿Qué reacción va a haber en sociedades atrasadas, en teocracias disfrazadas donde la religión es el único asidero para gente sin porvenir?", concluyó Goytisolo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004