Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA FIESTA DE LOS LIBROS

Alberto Manguel elige 12 libros para su 'Diario de lecturas'

Apasionado lector y estudioso de la palabra, el escritor Alberto Manguel (Buenos Aires, 1948) ha publicado Diario de lecturas (Alianza), en el que reflexiona sobre una docena de libros a lo largo de un año. Sus particulares impresiones sobre las lecturas se intercalan con sucesos de la vida privada y pública.

En estos momentos está trabajando en un libro sobre bibliotecas y posteriormente publicará una novela.

El escritor diserta en Diario de lecturas sobre el Quijote, de Cervantes; La invención de Morel, de Adolfo Bioy Casares; Kim, de Rudyard Kipling; Memorias de ultratumba, de Chateaubriand; La isla del Dr.Moreau, de H. G. Wells; El signo de los cuatro, de Arthur Conan Doyle; Las afinidades electivas, de Goethe; El viento en los sauces, de Kenneth Grahame; El desierto de los tártaros, de Dino Buzzati; El libro de la almohada, de Sei Shonagon; Resurgir, de Margaret Atwood, y Memorias póstumas de Blas Cubas, de Joaquim Maria Machado de Assis.

Manguel, autor, entre otras obras, de Una historia de la lectura, Aguas negras o En el bosque del espejo, considera que Diario de lecturas es "el libro más personal" de todos los que ha escrito y como lector dice: "Somos libres cuando somos lectores y durante la lectura no se puede dejar de relacionar lo que los libros nos aportan y los acontecimientos que suceden en el momento de leerlos. Los lectores mantienen, en silencio, un diálogo con las palabras escritas en las páginas".

Los libros seleccionados no son los favoritos del escritor y asegura que eligió el libro de Las afinidades electivas, de Goethe, porque en él se organiza la sociedad como si fuera un jardín, y El viento en los sauces, de Kenneth Grahame, porque establece la idea de hogar como si fuera un libro para niños.

La ética del 'Quijote'

Si hay un libro fundamental e imprescindible para Manguel, ése es el Quijote, porque "establece la necesidad de tener una posición ética y buscar la justicia aunque ésta sea imposible". El escritor se ha preguntado en muchas ocasiones cómo tratarían su biblioteca, de unos 30.000 libros, el cura y el barbero que expurgaron la del hidalgo Don Quijote.

El escritor expresó su opinión sobre las campañas de promoción institucionales de la lectura, y dijo que el chico de hoy, cuando lee, lo hace "casi a escondidas y en cierto modo de forma subversiva porque los valores que le transmite la sociedad es dedicarse a hacer otras actividades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 2004