Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Cercas gana el premio a la mejor novela extranjera en el Reino Unido

'Soldados de Salamina' era una de las tres novelas en castellano de las seis finalistas

La literatura hispana ha recogido una buena cosecha en el minoritario mercado de traducciones editoriales del Reino Unido. De los seis títulos finalistas al Premio en Ficción Extranjera, fallado anoche en Londres, tres son obras en castellano, incluido el ganador, Soldados de Salamina, de Javier Cercas. "Es un premio particularmente importante porque el lector británico no acostumbra a leer traducciones y los autores españoles prácticamente no existimos aquí", dijo el autor, sorprendido y entusiasmado. Al recoger el galardón, Cercas se lo dedicó a las víctimas del 11-M, y dijo: "La persona que mata a otra mata a la humanidad y la persona que salva una vida salva a la humanidad".

MÁS INFORMACIÓN

"Me siento muy próximo a la cultura anglosajona, soy un verdadero anglófilo, y por eso mismo el premio me ha producido una satisfacción especial", comentó ayer en Londres Javier Cercas (Ibahernando, Cáceres, 1962), "aunque debo reconocer que me hubiera gustado que se lo dieran a Juan Marsé. Lo considero uno de los grandes escritores actuales y me sorprende, incluso me produce vergüenza, que sólo se hayan traducido en el Reino Unido dos de sus novelas [Rabos de lagartija, finalista del galardón, y Si te dicen que caí. Próximamente se publicará la traducción de El embrujo de Shanghai]".

Cercas compartió la dotación del galardón, 14.000 euros, con Anne McLean, la traductora de Soldados de Salamina. "Traducir siempre es un reto, pero la novela me gustó muchísimo, así que no me resultó muy duro el trabajo. Es mi primer premio y estoy emocionada", dijo McLean. Son raros los premios que reconocen la tarea del traductor, pero el mercado editorial británico también es una excepción dentro de la tradición europea. La narrativa extranjera, excluidos los originales en inglés, ocupa entre el 2% y el 4% del total de títulos publicados anualmente en el Reino Unido. Y entre ellos, un máximo de 15 proceden del castellano, tanto de autores españoles como latinoamericanos.

Francia, en cambio, dedica el 33% de su mercado editorial a la traducción y la media en Alemania ronda el 15%. Ambos países aventajan al universo hispano en cuanto a presencia de sus respectivos autores en las librerías británicas. "Espero que el premio ayude a que se traduzcan más novelas del español", comentó ayer Cercas.

"El volumen y riqueza de la literatura en inglés, tanto propia como de los países de la Commonwealth, Irlanda y EE UU, es tan colosal que pocas editoriales pueden abarcar otras lenguas. El mercado es muy duro", admite Bill Swainson, editor de Bloomsbury, que ha publicado la versión inglesa de Soldados de Salamina. "Falta interés en la industria editorial por autores extranjeros. Las cuotas de traducción son mínimas y resulta muy difícil entrar con otros idiomas", coincide Carmen Suárez, copropietaria de la Agencia Literaria Palabras.

La fuerza del cine

"En los últimos cinco años", añade Swainson, "se advierte una receptividad mayor hacia España y Latinoamérica, empujada principalmente por el cine".

Soldados de Salamina (adaptada a la gran pantalla por David Trueba) se está vendiendo bien en el Reino Unido, donde las tiradas de cada título no son muy grandes. El libro se publicó en mayo de 2003 (con una tirada de 3.000 ejemplares) y se han hecho ya tres reimpresiones. Según su editor, parte del éxito de la novela se debe a su tema. La Guerra Civil española es algo que los británicos sienten muy próximo, pues fueron muchos los que estuvieron en las Brigadas Internacionales al lado de la República.

Salvador Estébanez, del Instituto Cervantes en Londres, añade al interés por la cultura hispana en todas sus manifestaciones el creciente número de británicos que visita anualmente España y que estudia castellano. "Hay un factor de simpatía hacia lo hispano que ha propiciado un importante salto cualitativo en la presencia de autores hispanos en el Reino Unido". "A finales de los setenta, la literatura hispana irrumpió repentinamente y con mucha fuerza debido al éxito del realismo mágico. Los autores españoles tuvieron su época dorada a mediados de los ochenta con el ingreso en la Unión Europea. Las expectativas crecieron pero no se hicieron realidad. El interés perdura, pero la batalla sigue siendo muy dura", señala.

Marsé y Piglia

Prueba del tirón de la literatura traducida del castellano es la inclusión de tres escritores hispanos entre los seis finalistas del premio de Ficción Extranjera, que organiza el diario The Independent en colaboración con el Consejo británico de las Artes. Además de la obra de Cercas, el jurado seleccionó Rabos de lagartija, de Juan Marsé, y Plata quemada, del argentino Ricardo Piglia. En una fase anterior, con 12 títulos de los 76 presentados a concurso, estaba también Negra espalda del tiempo, de Javier Marías.

Uno de los miembros del jurado, el periodista Boyd Tonkin, afirmó: "Cada uno de los finalistas era un ganador en potencia. Era una lista muy fuerte y hemos tenido discusiones muy enfrentadas". "Soldados de Salamina es una novela épica", añadió, "pero, al mismo tiempo, intimista. No es un libro más sobre la Guerra Civil española, de los que hemos leído muchos, sino que hay algo de memoria, de mitología, de lo que se olvida y se recuerda, y de cómo afectan los grandes acontecimientos a la gente ordinaria y cómo cambia el pasado desde la perspectiva del presente".

"Es increíble lo que ha pasado con este libro", dijo anoche Javier Cercas durante la entrega del premio, en el Royal Festival Hall de Londres; "ni en el más insensato de mis sueños me lo pude imaginar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 2004