Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CCOO propone a los demás sindicatos una jornada de paro general en el Metal

La falta de acuerdo sobre el convenio afecta a 100.000 trabajadores

El sindicato CCOO propuso ayer al resto de las centrales con representación en las mesas del Metal de las tres provincias la convocatoria de un paro general en ese sector de 24 horas en mayo, con el objetivo de desbloquear las negociaciones del convenio. CCOO advierte de que si no hay acuerdo, unos 100.000 trabajadores de pequeñas empresas, el 50% del sector, pueden perder poder adquisitivo.

Las tres mesas provinciales del Metal han dado síntomas de agotamiento, y de confirmarse esa situación y romperse las negociaciones para renovar el convenio, como ya sucediera el pasado año en Guipúzcoa, las consecuencias para la mitad de los trabajadores del sector serían muy duras. Al trabajar en pequeñas empresas y no tener representantes, se quedarían sin capacidad para mejorar sus condiciones laborales.

Según CCOO, la actuación de ELA y LAB en la mesa de negociación en Guipúzcoa el año pasado fue "nefasta" para los trabajadores y benefició claramente a la patronal. En opinión de Roberto Ortega, secretario general del Metal de CCOO de Euskadi, "la falta de convenio en Guipúzcoa provocó que algunas empresas subiesen sólo un punto o punto y medio el salario a sus empleados, lo que generó beneficios para las empresas y generó impotencia y falta de cobertura por parte de los trabajadores". En clara alusión a las centrales nacionalistas, Ortega agregó: "No podemos utilizar los derechos y garantías de los trabajadores" como elemento de protagonismo de algunos.

En su opinión, el convenio provincial es "una herramienta fundamental", ya que establece unos mínimos que las empresas deben cumplir.

La convocatoria de CCOO se produce además en un momento en el que ELA y LAB se han embarcado en una batalla para limitar las subcontrataciones, evitar la flexibilidad, reducir las jornadas y tasar los porcentajes de fijos y laborales. Y en ese terreno, la patronal no está dispuesta a ceder ni un milímetro. Es más, amaga con limitar la vigencia de los convenios a su duración real, incluyendo en tal vigencia incluso todo su articulado, una cuestión tabú para las centrales.

Si el paro ya funcionó en Navarra, el pasado 30 de marzo, como revulsivo para la negociación, fuentes de UGT se muestran bastante escépticas de que se reproduzca en Euskadi, dada la situación de las relaciones intersindicales.

Más de 227.000 de los 286.000 trabajadores vascos sujetos a un convenio sectorial, (el 79,4%) tienen que renovarlo este año, un ejercicio que tanto la patronal como los sindicatos prevén bastante difícil.

De momento, CCOO y UGT descartan hablar de acuerdos de eficacia limitada, a pesar de que más del 20% de los trabajadores con convenio en vigor están afectados por estos pactos firmados por sindicatos que no tienen la mayoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de abril de 2004