Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica cierra la compra de BellSouth en Latinoamérica por 4.731 millones

La compañía estadounidense reconoce unas plusvalías de más de 1.500 millones de euros

Telefónica Móviles cerró la compra del 100% de las filiales de telefonía móvil de BellSouth en 10 países de Latinoamérica por un máximo de 5.850 millones de dólares (4.731 millones de euros), incluyendo la deuda de 1.500 millones de dólares. Tras esta operación, Telefónica suma 10,5 millones más de clientes en Latinoamérica hasta los 41 millones, disputándole el liderazgo continental a la mexicana América Móvil. El pago se hará en efectivo, una parte con la caja y otra mediante un préstamo. BellSouth se asegura una plusvalía de alrededor de 1.900 millones de dólares (más de 1.500 millones de euros).

"La compra de los activos de BellSouth en Latinoamérica marca el final de las grandes operaciones". Con estas palabras, el presidente de Telefónica, César Alierta, quería remarcar la importancia del acuerdo alcanzado con la compañía estadounidense, que permite a la multinacional española convertirse en la cuarta operadora de móviles del mundo.

Y es que Alierta ha querido dejar claro que la compra de estos activos de BellSouth es una apuesta personal y la mayor operación que afronta desde su llegada a la presidencia de la compañía, en julio de 2000. En cierta forma, se trata de una continuación de la política iniciada con la entrada en el mercado mexicano a través de la compra de Pegaso, y un resarcimiento del fiasco que supusieron las licencias de telefonía móvil de tercera generación (UMTS) en Europa, por las que desembolsó más de 6.000 millones de euros. Alierta quiso tranquilizar también a los accionistas: la compra no afectará a los compromisos de dividendos futuros.

Los detalles financieros de la operación aún no están cerrados, puesto que dependen de la valoración final de cada una de las filiales y el porcentaje de los socios minoritarios que acepten la oferta. Una de las novedades aclaradas ayer en la comparecencia de Alierta ante la prensa es que Telefónica pretende adquirir el 100% de las compañías en las que participa BellSouth, y no sólo la participación de la compañía estadounidense.

Por eso, sólo si todos los socios de las filiales aceptan la oferta, Telefónica pagará los 5.850 millones de dólares anunciados. Además, a esa cifra habrá que restar una parte de la deuda total, que tienen las compañías adquiridas, la que no corresponde a préstamos internos de BellSouth.

Autoridades regulatorias

Para conocer todos esos detalles habrá que esperar 50 días, periodo que durarán los procesos de valoración definitiva de activos (due dilligence). Pero la compra efectiva se prolongará aún más, hasta el último trimestre de este año, ya que se precisa la autorización de las autoridades regulatorias de cada uno de los países y el lanzamiento de la oferta filial por filial.

Telefónica ha tanteado a las autoridades de los 10 países donde ha planteado la operación, y no espera ningún problema por dominio de mercado, excepto en Perú, donde pasará a controlar el 74% del mercado de móviles. En Chile se le plantea también un dilema societario, ya que Telefónica no posee su propia filial, sino que está presente a través de CTC, de la que posee el 43,6%, por lo que tendrá que convencer a sus socios para la integración de BellSouth. Además, en el país andino, Telefónica tiene una mala relación con el Gobierno. Ayer mismo, las acciones de CTC cayeron más de un 15% tras conocerse que el regulador pretende una bajada de la cuota de abono del 19% y un 27% del valor medio de las llamadas. Otra integración difícil, aunque por problemas financieros, será la de BellSouth Argentina, mientras que deberá solventar la inestabilidad política en Venezuela y Colombia.

Telefónica gana tamaño con la operación. Los activos adquiridos suman en 2003 unos ingresos superiores a los 2.500 millones de dólares y un resultado operativo bruto (Ebitda) de 867 millones de dólares. Además, con esta operación, Telefónica Móviles espera alcanzar sinergias significativas en las operadoras de Argentina, Chile, Perú y Guatemala, donde ya está presente, que el presidente de Telefónica Móviles, Antonio Viana-Baptista, valoró en 1.000 millones de dólares.

Para BellSouth tampoco es un mal negocio. La compañía estadounidense reconoció ayer que ingresará unos 4.200 millones de dólares, que destinará al pago de AT&T Wireless, recientemente adquirida, y disminuirá su deuda en 1.500 millones de dólares. Además, estima una plusvalía neta de 1.900 millones de dólares.

Los mercados ayer reaccionaron con tibieza. Los títulos de Telefónica mantuvieron su precio de 13,24 euros y los de Móviles cayeron un 0,78%. La agencia Standard & Poor's colocó bajo vigilancia negativa la calificación de la deuda del grupo, mientras que Moody's la mantuvo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de marzo de 2004