Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FALTAN 17 DÍAS | Elecciones 2004

La marcha contra ETA de Barcelona enfrenta al PP con los demás partidos

El Gobierno de Maragall pide a Piqué que no divida a los catalanes "como a los vascos"

Los partidos y entidades convocantes de la concentración silenciosa contra ETA prevista para esta tarde (19.30) en Barcelona acusaron ayer al PP de buscar réditos electorales del terrorismo por excluirse de la marcha, a la que sí asistirán representantes de la práctica totalidad de los partidos del Congreso de los Diputados. Ni el Gobierno catalán ni los convocantes lograron implicar en la iniciativa al PP, que comparte su rechazo con la Asociación de Víctimas del Terrorismo y la plataforma ¡Basta Ya! El Ejecutivo de Pasqual Maragall exigió al PP que no intente dividir a los "demócratas catalanes como ha intentado con los vascos", después de que Josep Piqué calificara la concentración de "pantomima" y de "ejercicio brutal de hipocresía colectiva".

La campaña electoral arrancará esta noche marcada por la concentración en Barcelona contra la amenaza de ETA de seguir atentando en toda España excepto en Cataluña. La han convocado los principales sindicatos y todos los partidos parlamentarios catalanes, salvo el PP. La cita será a las 19.30 en la plaza de Sant Jaume.Aunque el Gobierno catalán no convoca formalmente el acto, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, llevaba días espoleando una manifestación para que los ciudadanos expresasen su rechazo a la "carta-bomba" que a su juicio supone el último comunicado de la organización terrorista, en el que se anuncia una tregua sólo en Cataluña.

El plante del PP a la concentración de hoy no tiene precedentes: será la primera vez que se descuelga de una convocatoria contra ETA en Cataluña que tiene el respaldo del resto de partidos parlamentarios y el aval de las instituciones autonómicas. El propio Maragall intentó personalmente sumar al PP a la concentración para transmitir un mensaje de "unidad democrática" contra ETA, pero los esfuerzos fueron en vano. Igual petición realizaron ayer en el Parlamento autónomo el resto de formaciones políticas.

El líder del PP catalán, Josep Piqué, se atrincheró en su postura y aseguró que su partido nunca "irá del brazo de aquellos partidos que quieren dinamitar la política antiterrorista del Gobierno". Piqué añadió taxativo: "No nos podemos sumar a un ejercicio brutal de hipocresía colectiva".

En su opinión, esta manifestación es "una pantomima. Estoy sorprendido de que una fuerza como CiU se preste a este juego", añadió Piqué, quien aseguró que si Mariano Rajoy gana las elecciones, el PP incorporará a CiU en el Pacto Antiterrorista.

El portavoz del Ejecutivo catalán, Joaquim Nadal, hizo un emplazamiento al PP para que no intente "trazar en Cataluña una raya divisoria que separe a los demócratas, como ha intentado hacerlo en el País Vasco".

Las críticas al PP le llovieron ayer en Cataluña desde el Gobierno autónomo, pero también desde la oposición nacionalista. Coincidieron el número tres del Ejecutivo, Joan Saura; el portavoz del PSC, Miquel Iceta; el de Esquerra Republicana (ERC), Joan Ridao; el de Iniciativa, Joan Herrera; y el del grupo de CiU, Felip Puig. Todos juzgaron "muy grave" que el PP se autoexcluya y lo atribuyeron a la búsqueda de "réditos electorales". Pero el líder de CiU, Artur Mas, también advirtió al Ejecutivo catalán para que no intente convertir la concentración contra ETA en otra de apoyo al Gobierno tripartito (PSC-ERC-ICV).

La Asamblea de Profesionales, Intelectuales y Artistas, que había tomado la iniciativa convocando una marcha contra ETA para el próximo domingo, ha optado por desconvocarla y sumarse a la de hoy. En un comunicado expresa su rechazo a "cualquier privilegio de los que trafican con la muerte" y al mismo tiempo denuncia las "presiones, amenazas e insultos" del PP. Su manifiesto tenía ayer el apoyo de una veintena de entidades y la firma, entre otros, de Xavier Folch, Josep Maria Castellet, Jorge Herralde, Carlos Jiménez Villarejo, Antoni Puigverd y Xavier Rubert de Ventós.

El PP reaccionó a su creciente aislamiento reafirmando con más ahínco su rechazo a la concentración. Piqué tachó de "profundamente partidista" su lema, En defensa de la democracia, el autogobierno de Cataluña y en solidaridad con todos los ciudadanos del Estado. ETA no, ni aquí ni en ningún lugar. Piqué fue respaldado por todos los dirigentes del PP, entre ellos Mariano Rajoy. El ministro del Interior, Ángel Acebes, afirmó que "no se puede aceptar sin más compartir pancarta con el partido de Carod Rovira", al que acusó de dar a ETA "el protagonismo y la presencia que necesitan". Carod, tuvo que cesar como conseller en cap al trascender que había mantenido una reunión en Francia con dirigentes de ETA. Días después de esta renuncia, la banda anunciaba en un comunicado una tregua terrorista sólo en Cataluña desde el 1 de enero pasado.

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) y las plataformas ciudadanas Foro de Ermua y ¡Basta Ya! también se han desmarcado de la concentración, informa Europa Press. Daniel Portero (AVT) la calificó de "lavado de cara", la comparó con quien "tiene una zorra en el corral y protesta contra la zorra" y anunció otro acto contra ETA para mañana. El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José Bono, anunció anoche que él no acudirá ni a la concentración de hoy ni a la del viernes, aunque en ambas, dijo, estaría "a gusto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de febrero de 2004